No es suficiente: la realidad del adulto mayor

Siempre se nos ha enseñado a respetar a nuestros adultos mayores, a ayudarlos en lo que podamos si nos los topamos teniendo alguna dificultad en la calle, o simplemente agradecerles por el legado que nos han dejado. Sin embargo, cuando los papeles están invertidos y nosotros seamos los que nos encontremos cumpliendo los 60 o 70 años, nos daremos cuenta que eso no es suficiente…

El envejecimiento, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se define como el aumento progresivo de la proporción de las personas de 60 años y más con respecto a la población total. En el caso de América Latina y el Caribe, el envejecimiento de la población está creciendo a un ritmo demasiado acelerado. En el 2015, eran 70 millones de personas mayores y se prevé que para el 2030, esta cifra aumente a 119 millones (2018).

Debido a este cambio en la demografía el mercado laboral ha empezado a sufrir modificaciones. Quienes financien los sistemas contributivos serán menos que los beneficiarios, pues habrá menos personas que estén en condiciones de laborar. La Organización Internacional del Trabajo reveló que solo el 45% de los trabajadores en América Latina cuenta con seguridad social. La cifra, ya en sí misma es alarmante, pues eso significa que la mayoría de los trabajadores se encuentran laborando en trabajos no formalizados. Lo cual a su vez indica que no están incluidos en el mercado laboral y por lo que, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para el 2050 entre el 47% y el 60% de los adultos mayores en la región no dispondrá de ahorros suficientes para financiar una pensión formal. Al no tener acceso a una pensión formal los adultos mayores tienen dos salidas: seguir trabajando o depender de la familia. Hoy, en el 2018, ya son más del 20% de los hombres mayores de 80 años que se ven obligados a continuar trabajando.

En Colombia ya están tomando medidas en cuanto al sistema de pensiones. Anteriormente se manejaba el modelo de cobertura de ahorro colectivo; sin embargo en los últimos tiempos, se había remplazado por la modalidad del ahorro individual bajo el modelo privado. Hoy en día, se está volviendo a incentivar el ahorro colectivo sin desincentivar al modelo individual, pues ambos existen de una manera paralela y excluyente. En Uruguay, también se dan ambas modalidades, sin embargo estas se fusionan y crean el sistema mixto. Dicho sistema está fundamentado en la solidaridad, ya que todo el mundo está inscrito en el sistema solidario y además, los que cuentan con mayores ingresos, también participan en el ahorro privado (Portafolio, 2018).

Por otro lado, también hay que tomar en consideración la cantidad de cuidados médicos que dicho segmento de la población requiere. Entre las principales enfermedades que los afectan se encuentran la hipertensión arterial y la diabetes (Itriago, 2016). Según el BID, alrededor de un 25% de la población mayor de 60 años en América Latina sufre de alguna enfermedad cardiovascular, además de que han aumentado la cantidad de personas con enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer. Por lo que muchas personas prefieren dejar de cuidarlos y mejor internarlos en residenciales de largo plazo.

En Uruguay, por ejemplo, dichas residencias no están habilitadas para operar; por lo que, el maltrato y la violencia hacia los adultos mayores es algo habitual. A pesar de ello, Uruguay es considerado como el primer país de la región que ha institucionalizado una política integral de cuidados a la dependencia, lo cual supone una gran ayuda para aquellos adultos mayores que necesitan de mayores cuidados (BID, 2018). Asimismo, cuenta con el Programa de Otras Soluciones Habitacionales – un subsidio de alquiler para los asegurados -, el Programa Nacional de Complementación Alimentaria – para los pensionados a la vejez y por discapacidad -, y cuenta con otros programas de envejecimiento saludable, nutrición, inmunización y prevención de enfermedades (Rehbein, 2017).

Otros países latinoamericanos que también han destacado en políticas para adultos mayores son Argentina, México, Uruguay y Costa Rica. En el caso de nuestro país, México cuenta con medidas como el programa Inapam va a tu barrio – enfocado en realizar actividades relativas a cultura física y programas de rehabilitación –, los Juegos Nacionales Deportivos y Culturales de las Personas Adultas Mayores – los cuales son como las olimpiadas para personas de la tercera edad-, Scout Adulto Mayor, e incluso hay una bolsa de trabajo para inclusión laboral que es fomentada por el distintivo Empresa Incluyente para la contratación de adultos mayores (Rehbein, 2017).

Costa Rica por su parte destaca al tener la Política Nacional de Envejecimiento y Vejez – con medidas como la disposición de un programa de viviendas para adultos mayores que vivan solos -, y la Red nacional de Cuidado y Atención Integral. En el caso de Chile, se cuenta con la Tarjeta del adulto mayor, Turismo Social –enfocado en viajes para la tercera edad-, Fondo Nacional del Adulto Mayor –para el financiamiento de iniciativas-, Programa participación y formación – preparación de dirigentes -, Envejecimiento activo – para motivarlos a mantenerse activos -,  por mencionar algunos (Rehbein, 2017).

El peor país a nivel Latinoamérica es Venezuela y en gran medida se debe a la crisis que se encuentra atravesando. En términos de porcentajes: 74% de las personas mayores no cuentan con seguro privado de salud, el 63% declaró tener dificultades para comprar las medicinas debido a la escasez y el 32% expresó que destina casi la totalidad de sus pensiones en alimentos. Sin contar que el 7% de los entrevistados manifestó que se aprovechan psicológicamente de ellos, e incluso se le ha agredido físicamente al 11% (Itriago, 2016).

El envejecimiento poblacional está caracterizado por la desigualdad, la pobreza y el avance del desempleo y empleo informal. Se supone que el envejecimiento debe ser digno, activo y saludable. Los adultos mayores muchas veces son subestimados por la edad, se cree que ya no pueden valerse del todo por sí mismos y que representan un gran cargo en la economía familiar. Se deja en el olvido que ellos fueron en su momento los que nos mantuvieron a nosotros cuando nosotros necesitábamos cuidados, que ellos tuvieron toda la paciencia del mundo para ayudarnos en cualquier cosa. Se asombraban por nuestras pláticas sin sentido cuando éramos pequeños y éramos su prioridad.

Ahora, cuando es nuestro turno de preocuparnos por ellos, no lo hacemos. No tenemos tiempo para hablar con ellos, mucho menos para cuidarlos. Preferimos hacer otras cosas, pasar tiempo con otras personas, e incluso a veces ayudamos más a adultos mayores que vemos en la calle que a aquellos que pertenecen a nuestra realidad como lo son nuestros familiares. El gobierno implementa algunas políticas para hacer más fácil la vida de un adulto mayor, sin embargo, no puede implementar políticas de acompañamiento y esto es lo que muchas veces más les hace falta.

Este segmento de la población es uno de los más invisibilizados, ya sea consciente o inconscientemente los hacemos a un lado. Se nos olvida que ellos nos pueden dar consejos, pues ya han pasado por situaciones similares a las nuestras. Se nos olvida que todavía pueden realizar alguna tarea y que todavía pueden pertenecer a la dinámica familiar. Se nos olvida que ellos están ahí, que gracias a ellos somos lo que hoy en día somos. Los olvidamos hasta que ya es demasiado tarde para recordarlos.

 

Referencias

Banco Interamericano de Desarrollo. (Enero, 2018). Panorama de envejecimiento y dependencia en América Latina y el Caribe. Recuperado de https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/8757/Panorama-de-envejecimiento-y-dependencia-en-America-Latina-y-el-Caribe.PDF?sequence=3

Comisión Económica para América Latina y el Caribe. (2 de noviembre de 2018). Representantes de 12 países de la región participaron en reunión de expertos sobre envejecimiento y derechos de las personas mayores. Recuperado de https://www.cepal.org/es/noticias/representantes-12-paises-la-region-participaron-reunion-expertos-envejecimiento-derechos

En el 2050 habrá más adultos mayores que jóvenes en A. latina. (4 de octubre de 2018). Portafolio Recuperado de http://0-search.proquest.com.millenium.itesm.mx/docview/2116029098?accountid=11643

Itriago, D. (6 de septiembre de 2016). Venezuela entre los peores países de américa latina para los adultos mayores. El Nacional Recuperado de http://0-search.proquest.com.millenium.itesm.mx/docview/1816801569?accountid=11643

Rehbein, C. (8 de agosto de 2017). Las políticas para la tercera edad en Latinoamérica: ¿Qué nos hace falta? Recuperado de https://www.publimetro.cl/cl/noticias/2017/08/08/tercera-edad-latinoamerica.html