Ver más de Opinión

No hay evidencia de colusión entre AMLO y Rusia

El 11 de enero, Frida Ghitis, columnista en el Washington Post y opinadora en CNN, acusó por medio de un artículo en el Washington Post a Andrés Manuel López Obrador de recibir apoyo de Rusia. Mientras que los medios nacionales dedicaron planas al tema y minutos de tiempo aire se utilizaron para reportar el más reciente escándalo electoral, pocas personas buscaron el sustento lógico de la acusación.

Los rumores empezaron debido a una declaración de Herbert Raymond McMaster, consejero de seguridad de los Estados Unidos. McMaster es uno de los pocos integrantes del gabinete del presidente Trump que ha denunciado abiertamente la intervención rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. En su declaración ante la Fundación para la Defensa de las Democracias el 19 de Octubre del 2017, McMaster declaró que “ El gobierno ruso ha lanzado una sofisticada campaña para influenciar las elecciones presidenciales de México en 2018 y para causar división ”.

Sin embargo, McMaster no entró en detalle sobre la supuesta evidencia de intervención rusa en el proceso electoral y el tema no se retomó posteriormente. El 11 de Enero, Ghitis denunció publicó un artículo en el Washington Post donde acusó a López Obrador de recibir apoyo ruso. Su acusación giraba en torno a la declaración de McMaster y a las interacciones del precandidato de MORENA con John Ackerman, reportero mexicano estudiado en la UNAM, escritor en la revista Proceso y escritor en La Jornada.

Ghitis basó su acusación en el tiempo aire y letras que Ackerman dedicó a López Obrador en Russia Today, reclamando que “vastas cantidades de tiempo” habían sido utilizadas para promocionar la campaña del Tabasqueño. También hizo referencia a la invitación que recibió la esposa de John Ackerman para formar parte del gabinete de Obrador. Finalmente, hizo referencia a un comentario de un conductor de Russia Today que, al aire, se refirió a Ackerman como “nuestro hombre en México” en virtud de su rol como corresponsal de RT en México. Estos fueron los puntos que utilizo para hacer la contundente declaración de que Rusia estaba inmiscuida en las elecciones presidenciales a favor de MORENA.

El caso que Ghitis armó resultó un tanto falaz, ya que declaró que “juzgando los demás movimientos de Putin, uno podría ​suponer ​dónde entrarían las elecciones mexicanas en su perspectiva estratégica global. ” y continuó comentando que “Putin ha buscado debilitar al oeste ─ los Estados Unidos y Europa ─ y debilitar la democracia.”

El 12 de Enero, Ackerman respondió en una carta al editor, donde resaltó que la idea de que Andrés Manuel es “anti-Americano” es falsa, ya que el mismo ha hecho un llamado explícito a establecer una relación harmoniosa con Washington. Ackerman  también aclaró que las “vastas cantidades” de tiempo aire dedicadas en RT a Andrés Manuel eran tan solo dos entrevistas, dirigidas por Max Keiser y Stacy Herbert, juntando un total acumulado de una hora de tiempo aire. Ackerman también declaró que él nunca ha sido vocero de López Obrador, pero que siempre lo ha apoyado abiertamente. De la misma manera, aclaró que su esposa ha apoyado a Andrés Manuel libremente y que fue invitada al gabinete de Obredor por sus credenciales como investigadora y profesora.

En su respuesta a Ghitis, Ackerman remató: “Si Rusia realmente quisiera crear caos al sur del Río Grande, la mejor estrategia sería apoyar a Peña Nieto en su intento por imponer a su sucesor, José Antonio Meade, por cualquier medio necesario, no apoyar la lucha de López Obrador por elecciones libres y justas.” Hasta la fecha, la único que indica una posible intervención rusa en México es la preocupante declaración de McMaster, quien aún no ha entrado en detalle sobre los indicios de intervención que comentó en octubre y no ha publicado más información sobre la evidencia con la que dice que cuenta.