Noticias falsas y hackeos constantes tensan la ciberseguridad electoral

En un mundo hiperconectado, la seguridad cibernética se ha vuelto un tema central en todos los aspectos de la sociedad. Más allá: que exista este elemento es una forma de garantizar la vida democrática. Esta fue una de las premisas más expuestas a lo largo del foro “Ciberseguridad en las elecciones”, organizado por The Aspen Institute y la Fundación Miguel Alemán.

Se reunieron en un mismo espacio expertos en los temas de ciberseguridad, redes sociales, comunicación y procesos políticos, para definir y discutir los aspectos más importantes de lo que corresponde al resguardo de los sistemas informáticos así como de los datos y la información el proceso electoral que atravesará México el próximo verano.

Como principio, se reconoció que la vida digital de la ciudadanía es un tema tan nuevo en el contexto histórico que es un trabajo en marcha, explicó John F. Banghart, exdirector de Ciberseguridad del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

“Para definirla, podemos decir que se conforma de tres pilares: confidencialidad, integridad y disponibilidad”, señaló el experto que trabajó en la seguridad informática en la Casa Blanca, durante la segunda administración del expresidente Barak Obama.

Bajo su visión, para construir una muralla segura tanto en la vida digital corporativa, como estatal, gubernamental y ciudadana hay que cuidar, primero, la infraestructura crítica: desde resguardar los sistemas que proveen de energía, hasta los servidores, los programas y el hardware que los integra.

Luego está la fase que corresponde a la información y la educación. Crear una cultura de seguridad alrededor del uso de las tecnologías y sus medios es cada vez una mayor tarea para estados y ciudadanía, un punto en el que coincidieron los especialistas que participaron en el panel “Ciberseguridad y elecciones, riesgos y controles”, moderado por la periodista Ana María Salazar.

“Por una parte tenemos un México conectado. El tráfico a través de las redes fijas crecerá 200% en los próximos dos años, mientras que su crecimiento por medios móviles será de 700%”, explicó Mario de la Cruz, presidente de la CANIETI.

Así que presentar un internet más seguro es un factor crucial para la vida social del país, algo que se evidenciará en las Elecciones de 2018. Ahora bien, esa seguridad no solo está en el soporte de los sistemas cibernéticos, también en el contenido al que el usuario tiene acceso. De ahí que las noticias falsas –fake news- ocuparon buena parte de la conversación durante el foro de Ciberseguridad.

“El fenómeno de las noticias falsas impacta tanto en las audiencias como un hackeo, de ahí que deban considerarse como un riesgo cibernético aunque todavía no esté tipificado”, aseguró Javier Murillo, presidente de consejo de la empresa de tecnología Metrics.

Una medida para combatir la desinformación y las mentiras a través de los medios sociales es que las vías y espacios oficiales sean transparentes y ofrezcan todos los datos posibles y necesarios para que la ciudadanía pueda acceder a información fidedigna.

“Hemos podido analizar y observar en el laboratorio y a través de distintas experiencias de comunidades autoabasteciéndose de información. En sus interacciones vemos que los ciudadanos no son ilusos, son inteligentes, capaces de organizarse y usar los medios sociales para ayudar, para compartir, para verificar”, aportó Saiph Savage, directora del Centro de Cómputo Interactivo de la Universidad de Virginia del Este.

El talento de las nuevas generaciones puede dirigirse hacia la generación de mejores prácticas en el uso de las tecnologías, así como para verificar la información existente. El reto, en este sentido, es global.

Al foro también asistieron personalidades del ámbito político como Dulce María Sauri, Cuauhtémoc Cárdenas y Enriqueta Cabrera.

Voto analógico, proceso digital

En este foro también participó Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral, (INE). Ahí comentó que si bien el conteo de votos en México todavía se hace de forma manual -analógica- los sistemas que soportan todo el proceso de votación sí son electrónicos, por lo que resguardarlos es un factor crucial para crear confianza en los resultados de las votaciones.

“La pregunta no es si el INE es susceptible de recibir ciberataques, pues de hecho recibe cientos de miles cada mes. La pregunta es qué tanto estamos previéndolos y si estamos listos para afrontarlos y la respuesta es sí, como se ha visto hasta el momento”, detalló durante su ponencia.

Dado que todavía el conteo de votos, la formulación de las actas y la votación misma son analógicos, la participación ciudadana como observadores y funcionarios de casillas es fundamental para fijar la fidedignidad del proceso y sus resultados.

“De ahí que sea tan buena noticia que ya tenemos registrados a un millón 38 mil ciudadanos de los 1.4 millones que necesitamos para el próximo proceso electoral”, anunció el funcionario.

Lo importante, continuó Córdova, es que los sistemas del INE logren vacunar la desconfianza hacia el sistema electoral para que México pueda avanzar en materia de democracia y cultura política. Porque de esta manera, en un futuro no muy lejano, comentó el titular de la institución, podría llegar el voto electrónico para el país.

Por lo pronto, México afronta los desafíos tecnológicos al igual que el resto de los países del mundo. Para crear un ambiente de ciberseguridad se requiere de cooperación, coordinación entre gobiernos y grupos sociales, así como la asesoría de los expertos.