Monitor Nacional
Nueva agenda por la juventud
In-Pulso SocioPolítico | Maria E Plaza
17 de agosto de 2015 - 7:30 am
Jovenes-MonitorNacional
Hablar de jóvenes no es hablar de un grupo vulnerable, sí de un sector que es el motor de la toma de decisiones familiares, laborales, sociales y políticas. Si lo comprendemos de esta forma las políticas públicas que surgirán serán totalmente distintas: por supuesto, mayormente innovadoras y trasformadoras para nuestras juventudes.

La semana pasada, el 12 de agosto para ser más precisos, se celebró el Día internacional de la Juventud. Desde el 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró esa fecha (el 12 de agosto) como el Día Internacional de la Juventud; este importante grupo poblacional precisado por rangos de edad para fines estadísticos (12 a 29 años oficialmente en México), es uno de los mayores retos en la definición de políticas públicas.

La construcción de los que es “ser joven” es una gama de complejidades que permean en la toma de decisiones públicas hacia este sector. Tan sólo en México la coexistencia de más de 37 millones de jóvenes en esferas totalmente heterogéneas manifiestan que, las y los jóvenes el día de hoy, somos activos, dinámicos y también, más que en cualquier otro momento, necesarios en muchos aspectos económicos, políticos y sociales.

A lo largo de los últimos años se han fortalecido diferentes apoyos a favor de las juventudes en el país. Desde el Instituto Mexicano de la Juventud, el Programa Nacional de Juventud 2014-2018, el Consejo Ciudadano de Seguimiento de Políticas Públicas del IMJUVE y el sin número de organizaciones de la sociedad civil que tienen como objetivo el fomentar en las y los jóvenes temas de participación, ciudadanía, liderazgo, desarrollo social, voluntariado, etc, etc, la tendencia a favor de la juventud es, hoy en día, más que un logro, una necesidad.

Al respecto, es importante destacar la tesis que en ocasiones anteriores he precisado: hablar de jóvenes no es hablar de un grupo vulnerable, sí de un sector que es el motor de la toma de decisiones familiares, laborales, sociales y políticas. Si lo comprendemos de esta forma las políticas públicas que surgirán serán totalmente distintas: por supuesto, mayormente innovadoras y trasformadoras para nuestras juventudes.

El mayor reto es poder insertar a las y los jóvenes al proceso de toma de decisiones dentro del tejido social que es por demás complejo y que requiere, a 16 años del Día Internacional de la Juventud, una nueva Agenda a favor de la Juventud.

Sin afán de extensión, sí de reflexión, me gustaría coincidir en la necesidad de una Nueva Agenda de Políticas Públicas a favor de la Juventud que contenga los siguientes aspectos:

  • Esquema integral y transversal de derechos humanos: sin duda, cualquier esfuerzo que se realice a favor de las y los jóvenes es vital que tome a los derechos humanos en un esquema totalmente integral.
  • Juventud como tomadora de decisiones: más que un grupo vulnerable, es importante tomar a las y los jóvenes como un sector de toma de decisiones totalmente heterogéneo.
  • Juventud como reconocimiento pleno de la libertad: es el momento de la juventud en donde su máxima expresión se condensa en el ejercicio de la libertad; las políticas públicas deben concentrarse en esta condición inherente a la juventud.
  • Ejes de Participación Juvenil: donde se incluya la justicia, el medio ambiente y, por supuesto, la democracia.

Bajo estos cuatro enfoques, la agenda de políticas pública a favor de la juventud podría fortalecerse con la suma de todos los esfuerzos que ya existen y se realizan a favor de este importante grupo. En este sentido:

Lo político: en materia de juventud es basto y considerable, ya que se trata de un grupo poblacional activo en el momento de las condiciones electorales y también, con convicciones políticas sustentadas en valoraciones muy personales. Por tal motivo, es importante cuidar que el aspecto político sea el encargo de potencializar a la juventud y no de minimizarla o ensombrecerla.

Lo social: desde los núcleos más cercanos a las y los jóvenes, el espacio social es fundamental para el desarrollo pleno de las y los jóvenes. Asimismo, destacó el importante desarrollo de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en su fortalecimiento (Ollin, Jóvenes en Movimento; Impulso y Compromiso Social; Despierta, Cuestiona y Actúa, entre otros), en donde se suman los compromiso de los Organismos Internacionales, las Organizaciones Juveniles, entre otros esfuerzos representativos que surgen desde la esfera social.

Las juventudes son el presente fortalecido de un futuro prometedor si se les brinda las herramientas que potencialicen sus capacidades. Para fortalecer este tema les invito a consultar el capítulo de mi autoría “El desafío de las políticas públicas en materia de juventud; ¿inclsuión social y diversidad juvenil” en el libro Análisis e incidencia de política pública. Problemas sociales, nacionales y locales (2015). Coordinado por Marta Ochman y Eduardo Rodríguez-Oreggia, editado por Porrúa y la Escuela de Gobierno y Transforamción Pública del Tecnológico de Monterrey, con fin de fortalecer la agenda de la juventud en el desarrollo de políticas públicas adecuadas para las y los jóvenes de nuestro país.

TAGS: , ,