Monitor Nacional
Nueva visión ante la Marihuana
Portada | Alicia Espinoza
21 de abril de 2016 - 12:54 pm
columna
La nueva normativa para el consumo de la marihuana se centra en la premisa de discriminalizar al consumidor

Durante plena cumbre sobre las drogas en las Naciones Unidas, en la Asamblea General, el presidente Peña Nieto habló en su discurso sobre una nueva visión política de la marihuana en México, la legalización del estupefaciente para el uso medicinal y científico. En la Sesión Especial sobre el Problema Mundial de las Drogas (UNGASS), aseguro que “La guerra contra las drogas no ha logrado inhibir la producción, el tráfico, ni el consumo de drogas en el mundo”, el gobierno de la república dará a conocer las regulaciones y las acciones específicas para el consumo dado que el modelo de prohibición de drogas, atacándolo desde la oferta, ha dado resultados deplorables. La nueva normativa para el consumo de la marihuana se centra en la premisa de discriminalizar al consumidor porque este solo es la víctima de la pugna entre el gobierno y el narcotráfico.

La nueva política nacional atenderá las inquietudes de la población en cuanto a la adicción de la marihuana y los problemas que esto conlleva, haciendo énfasis en campañas de  educación, prevención, salud pública y el de respeto a los derechos humanos, todo esto dirigido específicamente a los niños y jóvenes.

La legislación tomará como centro de importancia las cantidades permitidas para cada consumidor alineada con el estándar internacional y al igual tener bien regulado el perfil de persona que tenga aprobación para su consumo.

El caso controversial del año pasado en noviembre 2015 abrió camino a legalización del cannabis porque 4 individuos se ampararon ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para poder consumir y cultivar marihuana recreacional, estrictamente de uso personal. Con estas nuevas medidas se pretende embestir a las grandes redes operadoras para la prevención de más conflictos por venir.

La guerra contra el narcotráfico en México han sido años devastadores para la sociedad mexicana, dejando estragos económicos, políticos y socioculturales.

Las consecuencias de dicha guerra incitan a la violencia para el fin de poder traficar la droga por el territorio para llegar a abastecer a sus consumidores nacionales e internacionales. En los años del 2006  y 2012 la inseguridad y la violencia escalaron a niveles extremos por la  declaración de guerra en contra del narcotráfico. Las cifras violentas que demuestran la realidad de esos años, es de 18 asesinatos por cada 100 mil habitantes y al igual se destinó 1.53 por ciento del producto interno bruto (PIB), un estimado de 210.8 mil millones de pesos para las medidas preventivas, como el combate frontal y recuperar la fortaleza del estado de derecho. La suma de los muertos en ese periodo fue de 70,000 fallecidos relacionados al narcotráfico.

Cada año muchos países optan por legalizar la marihuana en vez de optar por la guerra entre gobiernos y narcotraficantes, esto no incurre a el aumento del consumo en estos países, tales como los Países Bajos, Portugal, Uruguay, Suiza, algunos estados de Estados Unidos como Colorado, Massachusetts y Washington, Chile, Suiza y Canadá planea legalizarla para 2017.

Los efectos positivos de la legalización del cannabis son los siguientes. México que es el segundo productor más grande de marihuana en el mundo después de Marruecos se ve abatido  por las redes clandestinas de producción y de movilización de la droga en México (y no sólo se moviliza la droga, también armas de fuego y trata de blancas),  y es lo que ocasiona la violencia y la supuesta guerra, al igual se disminuiría el poder de los líderes narcotraficantes. Si se legaliza el autocultivo frenaría la violencia derivada de la pugna entre el gobierno y los grupos clandestinos, también se regenerará los barrios marginados por el crimen. La recaudación de impuestos por la venta de la marihuana, serían ganancias multimillonarias que se podrán invertir en infraestructura pública para los ciudadanos (subiría el precio del estupefaciente) y a la par se dejaría de destinar 1.25 del PIB al combate frontal en contra del narcomenudeo. Las firmas en los cuales se vendería la marihuana, tendrían que ser establecimientos regulados por el gobierno con estrictas regulaciones internacionales, cada consumidor tiene que tener su registro.

La falta de información es lo que propicia que la sociedad esté en contra de la legalización ya que los ciudadanos mexicanos históricamente son conservadores. La marihuana es consumida ilegal o legalmente, que mejor que el gobierno se vea beneficiado con mayor cantidad de impuestos recaudados, los beneficios de la legalización son inmensos. La nueva perspectiva para combatir la violencia que se deriva del narcotráfico es de un involucramiento del gobierno mexicano para fortalecer la seguridad nacional combatiendo desde la manera legal para demoler el mercado negro haciendo legal la marihuana.

TAGS: , , ,