Monitor Nacional
¿Nuevo acuerdo, nuevo futuro?
Latinoamérica | Redacción
14 de noviembre de 2016 - 11:41 am
farc_Monitor_Nacional
El sábado 12 de noviembre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmaron un nuevo acuerdo de Paz

El sábado 12 de noviembre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firmaron un nuevo acuerdo de Paz.

En septiembre de este mismo año se realizó una propuesta de parte del gobierno encabezado por el Presidente Juan Manuel Santos, dirigido a las FARC para terminar con la guerra que se ha desarrollado por más de 50 años. Pero para que el acuerdo de paz fuera aprobado se realizó un plebiscito preguntando al pueblo colombiano si estaban de acuerdo con lo que se estipulaba en tal documento. El 26 de septiembre la nación colombiana dio a conocer que no estaba de acuerdo con lo que se declaraba en el documento, esta respuesta sorprendió no solo a las autoridades colombianas, sino al mundo entero. Ya que la sociedad civil ha sido de las más afectadas en esta guerra entre las FARC y el gobierno. La inmensa cantidad de asesinatos, de secuestros, de violaciones, etc. que ha sufrido el pueblo colombiano ante las acciones de este grupo guerrillero son el porqué de la necesidad de que se creara este acuerdo que termine con la fricción que termina con la paz que se puede llegar a tener.

El pueblo colombiano votó que no, en su mayoría declarando que no estaban satisfechos con las estipulaciones que se tenían en acuerdo de paz. Algunos de estos puntos fueron la impunidad que se haría presente al no enjuiciar a los participantes de las FARC que realizaron delitos, la participación política en el parlamento de Colombia por parte de los guerrilleros, la asistencia financiera que se les proporciona para su reintegración a la sociedad, etc. Los colombianos no dijeron que no a la paz, dijeron que no al acuerdo. El deseo de terminar con una guerra que creo daños permanentes en la sociedad seguiría presente y este deseo sería mayor por parte de los afectados.

Por lo que, el miedo que se tuvo al perder el plebiscito de perder el contacto entre las FARC y el gobierno colombiano impulso que se acelerara el proceso para que la paz llegará a ser posible de una u otra manera. El Presidente Santos modificó el acuerdo, después de que el plebiscito dejó en claro que era el acuerdo y no la falta de deseo de alcanzar la paz. En este nuevo acuerdo se cambian aspectos como que se habrá restricción efectiva a la libertad para los guerrilleros, especificaciones sobre la pena que estos tendrán que cumplir y sobre qué condiciones se aplicará, todo tipo de información sobre el narcotráfico tendrá que ser revelada, así como declarar todos los bienes que tiene las FARC (para el control de armas), se enfocarán en el trato correcto y justo para las mujeres que fueron víctimas de la guerra reciban protección, se reconoce que las familias y los líderes religiosos son víctimas de esta guerra, la participación en la política del país por parte los miembros de las FARC seguirá presente, etc.

Todas estas modificaciones llevaron a que las FARC y el gobierno colombiano este sábado firmaran tras un proceso complejo a firmar este nuevo acuerdo de paz. ¿Pero, qué significa este nuevo acuerdo para la comunidad colombiana? ¿qué pasará en el futuro o mejor dicho en el presente próximo? ¿será por fin un cierre a una etapa de guerra en Colombia?

La guerra entre este grupo guerrillero y el gobierno colombiano tienen una historia complicada, por falta de legitimidad por parte del gobierno a las FARC es uno de los puntos esenciales para entender los daños colaterales que han hecho a lo largo de todo este tiempo, más de 220.000 muertos y más de 7 millones de desplazados. También es importante entender que el miedo que se desarrolló a lo largo de los años deja marcada a muchas generaciones, que jamás podrán olvidar las violaciones y el daño sufrido a lo largo de una lucha de poder entre las FARC y el gobierno colombiano; por lo que no era tan sencillo aceptar un acuerdo que terminará con una guerra tan violenta. En consecuencia, cuando se le pone a una población que ha sufrido tanto que las personas que hicieron tanto daño tendrán participación en el gobierno, como si fuera un premio por haber asesinado a muchas personas, no hace congruencia en las mentes de los votantes del “no” en el plebiscito; lo que nos lleva a preguntarnos si aceptaran este acuerdo algunas modificaciones, pero dejando en claro que sí se van a encontrar en el poder estos guerrilleros.

A Colombia le depara un nuevo futuro, eso está claro. Puede que muchas personas no queden satisfechas con las modificaciones, pero para realizar estos cambios se hicieron más 100 cambios en muchos aspectos que preocupaban a la sociedad colombiana, pero es necesario que para terminar esta guerra se tome en cuenta también el punto de vista de las FARC y lo que ellos siempre han deseado es tener participación y voz en la política del país, por lo que es necesario que el punto del acuerdo donde se estipula que participan en la política sea respetado para que se llegue verdaderamente a la paz. Puesto que la paz es un camino que se construye con diversos actores tanto el gobierno, la sociedad y las FARC.

Carelly Vázquez

Estudiante del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Mty (ITESM.) Campus Gdl

TAGS: , ,