Monitor Nacional
Nuevos Horizontes
El Quasar sin galaxia | Cosmic Marin
22 de enero de 2016 - 7:11 pm
columna-metrics
Si tiene oportunidad de estar alejado de la contaminación lumínica, no se pierda la alineación de los cinco planetas que pueden verse a simple vista

Seguramente recordarán las maravillosas fotos que la sonda New Horizons mandó de Plutón y su marca en forma de corazón.

El día de ayer me llegó una noticia fascinante. Resulta que un par de científicos de un Instituto llamado Caltech –en California, EU-, afirman que se ha descubierto un nuevo planeta en nuestro sistema solar.

¿Cómo lo hicieron? Bueno, al parecer no es tan simple. Calculando y observando las órbitas de objetos y planetas enanos que están pasando la órbita de Neptuno, pudieron darse cuenta que el comportamiento de cada objeto puede deberse por la afección de un objeto más grande, tan grande como 10 veces nuestro planeta. Y que incluso, otra explicación –sobre todo el azar-, tiene 0.007% -sí, como el agente-, de que se dé.

¿Cómo es que descubren otros planetas? También es algo un poco complicado, verán, llegó un momento en que se pensaba que eran estrellas del firmamento, aunque no estuvieran fijas como las demás constelaciones, éstas cositas brillantes tenían movimientos muy raros. Por ejemplo, la estrella más brillante de la mañana, en ciertas épocas se volvía un lucero hermoso en la tarde.

Luego de mucho tiempo de vivir en la oscuridad, se descubrió que no eran estrellas, si no mundos parecidos al nuestro, y según los intelectuales de aquellos tiempos –como Ptolomeo-, giraban alrededor de la tierra –aún con ese movimiento errático-, por ello se les denominó planetas, ya que “planeta” proviene del griego, cuyo significado es “vagabundo” o errante”.

Al principio, junto con la teoría geocéntrica, los planetas eran éstos: la Luna –sí, la considerábamos un planeta-, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno.

Screenshot_6

Cuando llegó Nicolás Copérnico con la teoría heliocéntrica –esto es, que los objetos giran alrededor del Sol-, para comenzar, logró que nuestro planeta fuera considerado como tal. Y también, quitamos al Sol y a la Luna de la lista, la primera por ser una estrella y la segunda por que no orbitaba alrededor del Sol, sino de nuestro planeta, por ello fue denominada como satélite natural.

Todo esto pasó antes del siglo XVI, pero no fue hasta 1781 que se descubrió el séptimo planeta: Urano. Que al principio se tildaba de cometa. El 1846, fue descubierto Neptuno y en 1930 Plutón, aunque ahora ya no sea un planeta.

Por cierto, si quiere sorprender a sus amigos, ya sabe, el sistema solar consta de ocho planetas –hasta que confirmen el otro-: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno y cinco planetas enanos: Ceres –que está entre marte y Júpiter en un cinturón de asteroides-, Plutón, Haumea, Makemake y Eris –que están entre el cinturón de Kuiper, el disco difuso y la nube de Oort.

Pero insisto, ¿cómo los ven? Pues éstos planetas, emiten cierto brillo visible desde la tierra, por lo tanto con un telescopio pueden observarse algunos, en el caso de los que no pueden emitir luz, generalmente éstos eclipsan otros objetos más brillantes, a esto se le llama tránsito –como el que tuvo Venus con el Sol, hace unos años-, y ayuda a ver su tamaño y su posible ubicación.

Otros, se descubren a partir del efecto que causan en otros cuerpos más visibles, es decir, si los afectan gravitacionalmente.

En este caso, este nuevo planeta afecta a los más chiquitos que ya conocemos, la única cosa es que se predice que la órbita que posee es de 15,000 años, en anteriores columnas le había hablado de las órbitas de los demás planetas. ¡Imagínese 15000 años!

Lo divertido del asunto, es que el equipo del Caltech, dirigido por Michel Brown y Konstantin Batygin, fueron los mismos que sacaron a Plutón dentro de la clasificación planetaria y lo redujeron a enano. A ver cómo le va.

Screenshot_7

Por cierto, si tiene oportunidad de madrugar y estar alejado de la contaminación lumínica, no se pierda la alineación de los cinco planetas que pueden verse a simple vista. Si tiene un telescopio –le seré sincera, no sé qué tan poderoso debe ser para que se vea-, según mi mapita estelar, Plutón también anda por ahí colándose

¡Hasta la próxima!

TAGS: , ,