Monitor Nacional
Oleaje Democrático
In-Pulso SocioPolítico | Maria E Plaza
8 de junio de 2015 - 4:59 pm
Voto-Monitor Nacional
La libertad sería no elegir entre el blanco y negro, pero a abjurar de tales elecciones prescritas. Theodor Adorno

No quisiera tomar el título de la siguiente opinión en una repetida percepción que posiblemente ya existe en varias columnas nacionales e internacionales titulando al día después de la elección como la “resaca electoral”, retomando la connotación de una “fiesta democrática”. Ayer en México, la fiesta no terminó de animarse en todo el día y la ley seca no benefició en los ánimos de más de uno. No pretendo (tampoco) dar el recuento de la jornada de este pasado 7 de junio, sí de compartir reflexiones del oleaje democrático post electoral, a lo que han llamado resaca, movimiento, malestar.

Efecto Ciudadano

El acoso electoral en el cual se convirtieron las campañas, las movilizaciones de la jornada electoral y otras prácticas ratoneras de estas elecciones, ya se percibían como acciones completamente insanas para la democracia mexicana. En este valle democrático las organizaciones de la sociedad civil, grupos ciudadanos, columnistas, libres pensadores y twitteros  (entre otros) volcaron su esfuerzo para llamar al voto, no por presión partidaria, sí (en su mayoría) por compromiso ciudadano.

Es totalmente válida la salvación a la jornada electoral que jugaron varios invitados de esta “fiesta democrática”, aunque es persistente de mi parte puntualizar que nadie debe decidir por el ciudadano, ir o no a votar, anular o no anular el voto, es una reflexión muy personal y una decisión propia.

Sí es importante puntualizar que el miedo a las consecuencias es nuestro principal leitmotiv mexicano y esta vez no fue la excepción. Infundido por todos los frentes partidistas y no partidistas, el miedo se hizo presente en más de un votante, funcionario o representante político. Cuando realmente sea libre nuestra participación,  podremos responsabilizarnos de lo que hemos decido como ciudadanos construidos: participar con miedo no da ningún tipo de libertad.

El oleaje apenas comienza y el maremoto en México es la consigna ciudadana de hacerse oír y participar, claro, desde mi reflexión, sin afectar a terceros, sin violentar la ley a la que hay que fortalecer día con día. Para mí, esos dedos pulgares marcados que subieron en las redes sociales este 7 de junio valen más que cualquier otro acto o comentario violento.

Mareas y Corrientes

De mareas y otras corrientes se llenaron los diferentes grupos políticos que participaron en este proceso electoral. Sí, diferentes perspectivas dentro de los grupos políticos manifiesta la necesaria reconfiguración y renovación de todas la fuerzas políticas, no hay más que analizar que entre ellos mismos no son capaces de planear estratégicamente su campaña, y se dejan llevar por las acciones que alguna vez les ayudaron para ganar votos.

Sobre la neo-modernidad en las actividades políticas de los partidos no encontramos mucho: te llaman por teléfono, te ofrecen artículos caseros y la torta con tamal ya se acompaña de atole o champurrado; pocos desean participar con las autoridades electorales porque el partido político de preferencia ofrece mayor atractivo (económico) a los ciudadanos. Las áreas de oportunidad de los candidatos son igual o mayores para los que no lo somos.

Alteración de los Parámetros  

Si la participación ha bajado en estas actividades electorales, no se diga de los funcionarios de casilla que no acudieron a su llamado, alterando el proceso por falta de capacitación de los que voluntariamente fueron “tomados de la fila” para completar las casillas. Si bien, la preparación de las autoridades electores ha sido también todo un proceso arduo en este primer experimento después de la reforma electoral, no se diga para los ciudadanos que participaron en casillas, demostrando que no es tan sencillo como se dice, ni tan complejo como parece.

Los parámetros de esta elección son el preámbulo de lo que vendrá después; esta fiesta apenas comienza y no ha pasado de la recepción de los invitados. Al parecer, el Instituto Nacional Electoral (INE) ha sido rebasado en varias funciones en una elección intermedia, este primer experimento, sin las autoridades electorales estatales creo que no ha sido del todo benéfico, ¿no le parece así? Habrá que reconfigurarlo en los próximos años.

Con todo ello, lo político y lo social para esta semana post electoral:

  • Lo político: ya hay resultados electorales (por lo menos los previos) y sabemos cómo estará conformada la Cámara de Diputados en los próximos años, el ayuntamiento o la delegación correspondiente y algunos congresos estatales. Las ganancias y pérdidas son el balance de lo que debe prepararnos como ciudadanos, las cuotas políticas a las que deben responder y las que han de desaparecer, en fin: nos falta bastante para construir política y no remiendos de la misma.

  • Lo social: el camino por recorrer es amplio y apenas comienza, construir democracia desde los frentes sociales no es una tarea sencilla porque implica la exigencia bajo el respecto de la ley; la libertad de expresión ante la tolerancia y el respeto pleno de los derechos humanos, un camino nada sencillo.

Esta semana la lectura obligada son los resultados electores, lectura entre líneas, en defensa de la política, como diría Bernard Crick.

TAGS: , ,