Ver más de Opinión

Olvidados en el camino

Hace un siglo aproximadamente tuvimos La Primera Guerra Mundial, acontecimiento que impulsa a Estados Unidos a formarse de un nuevo papel en el mundo, dándole la oportunidad de convertirse en una superpotencia y hoy en día siendo una de las grandes potencias influyentes. Toda esta gran transición tuvo un gran impacto sobre México, donde México comienza a posicionar a Estados Unidos como un modelo a seguir. No es sorpresa alguna que la mayoría de las decisiones que México tengan una gran influencia de Estados Unidos, tampoco es sorpresa que para los mexicanos Estados Unidos sea un país de gran atracción para la migración, gracias a los servicios y beneficios que proporciona, y que por esto hoy en día tengamos a tantos migrantes mexicanos, ya sean “legales” o no, dentro del vecino norte.

Sin embargo, los mexicanos no son los únicos atraídos por el potencial de Estados Unidos, también tenemos una gran cantidad de centroamericanos decididos a emprender la travesía con la esperanza de conseguir una mejor calidad de vida.

Sin embargo, los retos que se les presentan a los migrantes centroamericanos han sido mayores que para los mexicanos, ambos buscan llegar a Estados Unidos, pero en el caso de los centroamericanos tienen una barrera mayor al tener que cruzar por México, siendo este paso un reto mayor.

Nadie toma en cuenta la frontera sur, las fronteras son de suyo inestables, cuando nos adentramos hay más normalidad, la violencia de la que son víctimas los habitantes centroamericanos dentro del país los acompaña todo el camino hasta Estados Unidos. Con la externalización de la frontera estadounidense (dentro de México los Estados Unidos busca que este detenga a los migrantes en el sur, dando una remuneración de algún tipo. Esta práctica se le llama externalización de frontera) siendo esta una barrera más para los centroamericanos, ya que entrar al país por la frontera Sur, a diferencia de la norte, es tan fácil como simplemente pasar, existen más de 1200 pasos ciegos entre México y Guatemala por lo que no es complicado entrar al país por el lado sur.

Pero una vez dentro del país es donde comienza el reto para estos, la rutas más comunes que pueden hacer los migrantes son dos la del Golfo que es la más corta, pero la más peligrosa y la del centro u occidente que es la más segura, pero la más larga, los centroamericanos se mueven a través del país de los formas el tren que es mejor conocido como “La Bestia” (la población de las vías del tren ½ centroamericanos y ½ mexicanos), bastante complicados subir e inclusive puede costarles la muerte a los migrantes o los tijuaneros, sin embargo la última es las cara y en general son los mexicanos quienes utilizan más este medio.

La violencia dentro del país por la que pasan los centroamericanos es muy fuerte, se dan una gran cantidad de secuestros, con diferentes fines ya sea para obligándolos a trabajar, apuestas de peleas (los ponen a pelear entre ellos y apuestan para ver quien sobrevive), petición de dinero a familiares (El modelo de secuestro del migrante: principal móvil es de dinero no mantenerlo vivo al migrante).

Somos hoy por hoy la territorialidad migratoria más violenta, nuestro país se ha convertido en un lugar de estanque, donde los habitantes del país desprecian a los migrantes y sin embargo las condiciones dentro del país les impiden seguir moviéndose al destino que quieren llegar.

Dentro de toda esta dinámica de terror también existen ciertas ayudas que intentan contrarrestar esto, son los llamados tanques de oxígeno o de la migración que pueden ser casa y albergues (los albergues gozan de inmunidad diplomática por ejemplo el FM4), la policía no cuenta como servicio de apoyo ya que si el migrante no saca un permiso de trabajo para estar dentro del país se convierte en “ilegal”, en un país que por cierto su constitución habla de un libre tránsito, si no lo tienen, son regresados o para que esto no ocurra los mismos policías extorsionan o les roban su dinero, incluso hay casos donde los policías están coludidos con las mismas bandas de secuestro.  

Para los migrantes, la búsqueda de empleo dentro del país, con el fin de poder seguir su travesía hacia Estados Unidos se convierte en un gran problema, siendo en muchos casos la prostitución la única opción para insertarse en la economía o en otros casos se les engaña a los migrantes y los internan dentro del negocio de la prostitución. La entrada de migrantes en el comercio sexual incluye tanto a hombres como a mujeres, sin embargo, son las mujeres quienes mayoritariamente se insertan en este lucrativo negocio. Esto significa que las mujeres, junto con los niños, son las más vulnerables a la trata de personas y la prostitución.

Es importante tener conciencia de la realidad en la que se desarrolla México, somos un país de migrantes, muchos buscan o se encuentran en la necesidad de buscar una mejor calidad de vida y siendo esta nuestra situación, no somos solidarios con aquellos otros países que se encuentra en la misma situación, donde los habitantes buscan llegar a algo mejor, pero necesitan pasar por el territorio para poder conseguir esto. Despreciamos a los migrantes centroamericanos como si nuestros mismo habitantes no buscaran lo mismo, con el simple hecho de entender que tan malas sean sus condiciones para atreverse o encontrarse en la necesidad de atravesar el infierno que es nuestro país para ellos,  no buscan quedarse en el país, sin embargo dentro de la dinámica de no quererlos aquí tampoco los ayudamos a que puedan seguir con su camino, esa es la realidad de aquellos que terminan siendo olvidados mientras emprenden el camino.