Ver más de Estadio

Pachuca se clasifica a la semifinal del Mundial de Clubes

Ciudad de México.- El conjunto mexicano eliminó en la prórroga al equipo marroquí Wydad Casablanca 1-0. Los tuzos tardaron 112 minutos para hacer un gol que les acreditara su clasificación a las semifinales del Mundial de Clubes frente a Gremio. Víctor Guzmán se suspendió en el aire y marcó.

El Wydad Casablanca le ganó el protagonismo al conjunto mexicano durante la arrancada del juego. La velocidad de sus laterales y extremos replegaron a sus contrarios. Los tuzos valoraron el tipo de ataque en el que todos los balones terminaban con el delantero Bencharki. Pachuca respondió con los finos pases de Keisuke Honda, Jorge Hernández y Jonathan Urretaviscaya. Cuando eso no era eficiente, probaban con trazos largos para aprovechar a su nueve, al chileno Ángelo Sagal y romper la estructura defensiva del equipo marroquí.

Óscar Pérez, el portero, juega contra el tiempo. A sus 44 años regatea con el retiro. El Conejo fue el capitán de sus compañeros, a quienes les dobla la edad. Es uno de los guardametas más carismáticos en México por elevar su metro 72 centímetros con cada salto. Los 24 años de trayectoria le han valido para ser un patrón entre los suyos y así jugó su primer Mundialito. Contra el Wydad Casablanca poco trabajo tuvo que hacer.

Uno de las jugadas más peligrosas fue de Keisuke Honda. El japonés se aprovechó de un pésimo saque de meta del portero Laaroubi. Un remate que saludó la línea de gol. El conjunto mexicano se adaptó al partido y solventó los centros al área. Nakach, capitán marroquí, dejó inestable al Wydad Casablanca cuando al 69 se ganó una doble tarjeta amarilla por una dura entrada sobre Jorge Hernández. Los tachones fueron directamente al pie del mexicano.

Los tuzos, con mayor agresividad, probaron con tiros de larga distancia; los del Wydad, las carreras frenéticas al contragolpe. El entrenador, el uruguayo Diego Alonso, probó con su goleador Franco Jara e incluso con Erick Sánchez, un mediocampista de 18 años y 150 minutos en primera división. Las jugadas de Pachuca terminaban en un descontrol en el área rival.

El juego terminó en la prórroga. El conjunto marroquí estuvo acorralado durante más los 30 minutos de agregado. Hasta que apareció la frente de Víctor Guzmán. El mediocampista mexicano que ha sorprendido a su país por ese resorte en cada remate de cabeza.  Esta vez no falló. Una jugada similar le valió la última liga al Pachuca el año pasado. La asistencia fue de un Jonathan Urretaviscaya que exprimió la línea de fondo para un centro preciso.

El fútbol de Marruecos vive una época dulce. Habían pasado 18 años sin que un club marroquí ganara la Liga de Campeones de África. La selección nacional regresó a una Copa del Mundo  tras su última participación en 1998, en Francia. Frente al club representativo de Concacaf, mostraron sus límites.

Pachuca vivirá un ríspido juego contra el campeón de la Copa Libertadores, Gremio, en lo que es su cuarta participación en el Mundialito. Un rival a modo para examinar su nivel. Esta vez quieren algo más que un simple cuarto puesto.

Con información de El País