Monitor Nacional
¿Para qué quieren los norteamericanos las piernas?
No te enchiles wey | Manuel Guisande
2 de septiembre de 2016 - 5:11 pm
Suburbios
Nunca entendí para qué quieren los norteamericanos las piernas si allí todo se hace en coche

Nunca entendí para qué quieren los norteamericanos las piernas si allí todo se hace en coche. Sales de casa en automóvil, aparcas en el garaje de tu trabajo, subes en ascensor y te sientas en la mesa de tu oficina.

Cuando llega la tarde, bajas otra vez en ascensor, subes de nuevo a tu vehículo, te acercas a un restaurante donde te ponen una bandeja frente al volante y vuelves al trabajo. Y cuando finaliza tu jornada laboral regresas a casa en coche, donde, por supuesto, desde el utilitario coges la correspondencia del buzoncillo ese que parece que viven las palomas.

Pero hay más, si prefieres hacer la comida y vas al mega hiper, además de ir en tu turismo, al llegar hay como unos cochecitos eléctricos que puedes subirte a ellos e ir por todos los pasillos cogiendo los productos que quieras. Pero esto para ellos no es ninguna novedad; ya lo aprenden de niños, porque para los más pequeños hay unos carritos que tienen en la parte delantera una carrocería de plástico como de un camión, se meten en él y mientras tú empujas ellos creen que van conduciendo.

Si, además de estas comodidades estás cansado, pues por doce dólares tienes una patrulla de coreanos que te dan un masaje de 15 minutos; pero si quieres algo más barato, por un dólar te sientas en una especie de sillón y durante 10 minutos el artilugio vibra, te mueve las costillas presionando suavemente, te medio estruja la columna vertebral y así todos los huesecillos conocidos.

Y así viven estos amantes de las hamburguesas y pioneros del colesterol, entre no hacer nada y no hacer absolutamente nada. Está bien, vale, quizá exagero cuando digo que no entiendo para qué quieren los norteamericanos las piernas, pero de lo que sí estoy seguro es que el cerebro, les sobra.

TAGS: , , ,