Monitor Nacional
Pasadas las elecciones comienzan las campañas
Opinión | Eduardo Gonzalez
16 de junio de 2015 - 3:33 pm
campañas_MN
En México se gobierna para ganar elecciones no para beneficiar a la gente

Nuestro sistema político mexicano es tan sui géneris que más tardan en pasar las campañas electorales y realizarse las elecciones, que los políticos se encuentren velando armas para las próximas contiendas electorales. Incluso antes de que asuman su cargo los recién elegidos por la ciudadanía, ya comienzan a desojarse las margaritas de sus posibles sucesores en los siguientes años. Por ello, decimos que el estado natural de nuestro sistema político son las campañas electorales, sean formales y manifiestas, o ilegales y veladas. En México se gobierna para ganar elecciones no para beneficiar a la gente.

Así las cosas, acabamos de pasar el proceso electoral de medio término y ya iniciaron las proyecciones para las elecciones de 2018. Lo mismo a nivel estatal donde se elegirán algunos gobernadores, incluyendo al jefe de Gobierno del Distrito Federal, la misma presidencia de la República, y la totalidad de Congreso de la Unión. Como en pocas ocasiones se había planteado, hoy por hoy tenemos algunos tiradores a Los Pinos con fuerza propia pero con un partido político que les resultaría un pesado lastre; por otro lado, aparecen partidos con la estructura suficiente para mover a los electores pero sin una figura de peso.

Al interior del Partido Revolucionario Institucional podríamos pensar que quien se perfila como un posible candidato presidencial es el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Desde Bucareli la principal labor que deberá realizar el encargado del despacho para asegurar su candidatura, es evitar que descarrile por completo el ferrocarril peñista y que al interior del Congreso de la Unión sus alfiles hagan lo necesario para amarrar e impulsar con mayor fuerza la consecución de las “reformas estructurales” de Peña Nieto. Sin embargo, el secretario de Gobernación tendrá que navegar por aguas peligrosas que incluyen el fuego amigo desde la presidencia donde se podría buscar alguna alianza con personajes no necesariamente ligados al PRI pero que garantizaran el proyecto transexenal de Enrique Peña, un sueño siempre acariciado por los inquilinos de Los Pinos. ¿Quién podría ser ese personaje?

La respuesta a la pregunta nos lleva al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera. No es un secreto para nadie las ansias presidenciales del número uno de la capital de la República, sin embargo, su escenario no resulta tan claro. Por un lado, es un personaje que cuenta con un capital político importante que le podría llevar a plantear una candidatura de cierta consideración, sin embargo, sus opciones por la izquierda resultan muy débiles: el PRD, le quitaría votos; Morena, no lo apoyaría; Movimiento Ciudadano, le tiene recelo por lo hecho a Marcelo Ebrard; el Partido del Trabajo, no cuenta con la estructura necesaria para cargar con su candidatura. Sin estar amarrado a ningún instituto político, no descartemos que Mancera escuche con atención el canto de las sirenas tricolores en la segunda parte del sexenio.

La izquierda partidista tiene un tremendo trabuco enfrente. Luego de lo conseguido por Morena, Andrés Manuel López Obrador, fortalece su proyecto de ir por la presidencia por tercera ocasión. El tabasqueño demostró el 7 de junio que su liderazgo le da para encaramarse nuevamente en la dirección de Los Pinos. No obstante, no podemos negar que el crecimiento de Morena se dio sobre todo en el Distrito Federal y que con una presencia menor en las Cámaras de diputados y senadores los “morenos” batallarán para construir una candidatura sin alianzas. Es precisamente en las alianzas donde Morena encontrará su principal obstáculo, si López Obrador quiere ser candidato seguramente no recibirá el apoyo del PRD, ni de PT, aunque Dante Delgado, dirigente de MC ya le ofreció una alianza con miras a la elección presidencial. Todo ello, terminaría por fraccionar a la izquierda partidista llevando agua a molinos partidistas ajenos.

 En este escenario quien saldría más perjudicado sería el sol azteca, pues no cuenta con una figura que le garantice los votos necesarios para mantener su presencia al menos en el Congreso de la Unión.

Finalmente en el Partido Acción Nacional, Margarita Zavala ha levantado la mano para apuntar sus baterías rumbo a Los Pinos. La lucha se antoja descarnada entre las huestes de Gustavo Madero, quien seguramente será el coordinador de la nueva bancada blanquiazul en San Lázaro, y los calderonistas que ansían el regreso al poder.

Bienvenidos pues, a la nueva temporada electoral que comenzó un día después de las votaciones del pasado 7 de junio.

TAGS: , ,