Paternidad Adolescente

 

Generalmente, cuando hablamos de embarazo nos imaginamos a una pareja joven y feliz esperando con alegría empezar una familia. Sin embargo, este escenario no es el único. Hay parejas que reciben esta noticia sin estar preparados, algunos se encuentran en circunstancias de vida complicadas y otros simplemente no están listos para ser padres.

El embarazo adolescente es una realidad llena de retos. Se conjuntan dos etapas de vida que son determinantes; por un lado se experimentan los cambios físicos, emocionales, de estilo de vida y responsabilidades propias de la adolescencia, y por otro, se viven cambios similares debido al embarazo.

Es común sentirse presionado con el tema, muchas veces parece que todo recae sobre una sola persona, el futuro papá o la futura mamá. No solo las mujeres adolescentes enfrentan dificultades cuando se trata de embarazo, también los hombres viven confusión y miedo. Muchos chicos comentan haber pasado por momentos de tensión al contarles a sus padres sobre el embarazo de su pareja, y más aún al enfrentar la decisión de apoyarla o alejarse de ella y el bebé.

Socialmente existe una presión particular sobre la mujer, no solo vivirá un embarazo y todo lo que implica, sino que se espera que sea ella quien se haga cargo de los cuidados y de la educación del bebé. Tomar la decisión de continuar con el embarazo requiere de compromiso y consciencia. Las recomendaciones principales suelen ser referentes a los cuidados médicos y, aunque es vital asegurarse que todo está bien con uno y el bebé, es necesario empezar por evaluar las condiciones con las que se cuentan para seguir adelante.

El apoyo familiar juega un papel central, desde el aspecto emocional hasta la parte práctica. Tener dónde vivir y contar con apoyo para organizar las actividades diarias marcará gran parte de la calidad de vida de la madre y el bebé.

Más allá de los cambios de actividades que demandarán el embarazo y la paternidad, será necesario incorporar un nuevo estilo de vida. Habrá que tomar en cuenta aspectos como:
– Seguimiento médico
– Organización familiar
– Plan económico
– Proyecto de vida

Contar con información es de suma importancia, sin embargo ser empáticos y escuchar las inquietudes de la futura mamá serán la clave para que pueda asimilar las posibilidades brindadas.

El acompañamiento emocional para ella y su familia facilitará las decisiones y el establecimiento de nuevos patrones de relación que permitan el sano desarrollo del embarazo y protejan la integridad física, psicológica, espiritual y social de la adolescente.

Psic. Adriana Guerra

TW @PSIGUERRA