Monitor Nacional
Petroblemas
In-Pulso SocioPolítico | Maria E Plaza
20 de julio de 2015 - 9:09 am
Petroleo-MonitorNacional
La incertidumbre fue la ganadora indiscutible y una nube nos asola como país, quizás es momento de repensarnos en el contexto global, con las grandes fortalezas que tenemos y también, con las profundas debilidades con las que contamos.

El recurso más preciado, peleado y politizado de nuestro país parece que, como en todo, no ha sido más que una inflada concepción en el imaginario de los mexicanos. El petróleo, no es, no ha sido y, al parecer, no será, el que merme los problemas financieros de nuestro país.

El miércoles pasado presenciamos un dejo de decepción de lo que creíamos sería una importante ganancia: las compañías extranjeras (esas, que incluso llegaron a presentar en la imagen común como “tiburones hambrientos”) desairaron, por suavizar la decepción, los campos petroleros mexicanos abiertos al sector privado. Como en otros rubros en los que no terminamos de acostumbrarnos, este fue un resultado muy por debajo de lo esperado.

En su momento glorioso la licitación fue considerada como un cambio histórico en plenitud que polarizó las propuestas políticas y sociales. En ese mismo instante diferentes grupos defendieron el recurso nacional argumentando que, su apertura al mercado sería una lucha sin compasión de lo poco que nos quedaba, adquirido totalmente por la iniciativa privada y, ¿qué creen? No sucedió así. Aventarse el gran paquete de las áreas petroleras en equilibrio con el precio, la tecnología y la preservación ambiental, no fue tan popular. Por un momento nos creímos especiales, vistos por todo el mercado, únicos.

El oro negro ha marcado los extremos de nuestro nacionalismo. Enmarcó un largo recorrido político y electoral y, entre todo, una esperanza financiera que no logró su meta (los 18.000 millones de dólares de inversiones que se esperaban de los contratos se han quedado en apenas 2.600 millones). Al parecer, los yacimientos de 100 millones de barriles de reservas comprobadas no fueron tan atractivos y solamente 2 campos de 14 fueron adjudicados a Sierra Oil & Gas, Talos LLC y Premier Oil. Todos los demás, sus propuestas quedaron muy por debajo de lo que esperaba la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Me permito exponer en estas líneas, por otro lado, que el problema no gira en variables que controlemos en este país, por el contrario, la apertura petrolera ha sido uno de los mayores logros de la reforma energética si me permiten mencionarlo así; sin embargo, la tendencia mundial, que tendemos a no tomar en cuenta ni a darle su valor necesario, es, por supuesto, el momento internacional en el que nos encontramos.

En el campo internacional entramos siempre con años o décadas de retraso; mientras las que hemos llamado “grandes potencias” avanzan, nosotros llegamos mucho después. Como una triste alegoría deportiva: cuando comienza la carrera nosotros seguimos calentando, intentamos correr alcanzando los primeros puestos, y llegamos a la meta cuando los competidores ya están en sus casas.

En este caso, la reforma energética y la subasta llegó en un momento de crisis petrolera global y la caída de sus precios no nos han beneficiado como habíamos esperado. La incertidumbre fue la ganadora indiscutible y una nube nos asola como país, quizás es momento de repensarnos en el contexto global, con las grandes fortalezas que tenemos y también, con las profundas debilidades con las que contamos.

Lo político: como es de saberse, este tema que polarizó tanto tiempo la opinión electoral también lo hará sobre el espectro político y económico en el que hoy vivimos. No faltará que sea el pretexto ideal para maximizar los problemas de México, mismos que también tenemos para dar y regalar.

Lo social: ¿qué podemos hacer como sociedad civil? Me refiero, por supuesto, a la espera de propuestas para enfrentar lo que venga en este país en todos los espectros, para todo momento: una carga muy pesada, sin lugar a dudas.

Como cierre de este comentario me gustaría resaltar que, no todo lo que brilla es oro; y, en estos casos, no todo lo que parece un próspero final, será como lo esperamos.

TAGS: , ,