Monitor Nacional
Pobreza y desigualdad
Latinoamérica | Redacción
17 de noviembre de 2016 - 11:43 am
pobreza_Monitor_Nacional
Para combatir la pobreza lo que realmente se tiene que hacer es tratar de acabar con la desigualdad que se tiene en la sociedad, acabar con la brecha imaginaria que clasifica a las personas en secciones según su ingreso

Cuando se habla de países en estado de pobreza lo primero que se les viene a la cabeza a las personas es que estos son pobres por escasez de recursos, que la pobreza se debe a la ausencia de dinero para la población, por lo que el método más fácil para combatirla sería ofrecer bonos económicos de ayuda a las personas. Sin embargo a pesar de los esfuerzos por parte de los diversos gobiernos por ayudar a las personas de escasos recursos, el número de personas que se encuentran en esta situación han ido en aumento. ¿Entonces a qué se debe la pobreza?

Al momento de hablar de países con mayor pobreza uno podría pensar directamente en países lejanos, países pertenecientes al continente africano, o si uno busca algún caso al interior del continente podría pensar en Haití. Lo que los mexicanos no nos damos cuenta es que La pobreza es latente al interior de México, aun sin irnos fuera del estado en el cual vivimos.

Cuando se empieza a cuestionar cuáles podrían ser los motivos que pueden generar la existencia de la pobreza algunas personas deciden irse por el desempleo que la gente puede padecer, La tasa de desempleo de México durante el tercer trimestre del 2016 fue de 4.8% en áreas urbanas. Si se compara con países como Perú, solo en la Lima metropolitana la tasa asciende hasta un 6.7%; mientras que en Chile la tasa de desempleo total de todo el país es de 6.9%, todo esto en base a datos oficiales pertenecientes  a la comisión económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Si bien el desempleo puede ser un factor para medir o tener un estimado de la pobreza de un país, otra forma de efectuar esta medición sería a través del  producto interno bruto (PIB) de un país. Es decir lo que este produce anualmente, lo que se podría interpretar como beneficios generados. Según la misma CEPAL el PIB económico total y per cápita de América Latina y el Caribe en modo región ha ido aumentando desde el 2009, teniendo su auge en el 2014 para después bajar en el 2015, reduciéndose de 5 millones 652 mil en el año 2014 a 5 millones 623 mil en el 2015 en lo que al PIB personal respecta.

Sin embargo la pobreza se está tratando desde un perfil que más que ser el problema real  de un país es un aspecto que la caracteriza. ¿Cómo puede ser México, un país propicio a la agricultura por sus climas húmedos, un país con grandes avances tecnológicos así como alta inversión extranjera en algunas ciudades, ser pobre? La respuesta no se encuentra en la cantidad de recursos, ni en cuanto se produce, sino en quienes lo tienen y cómo esta riqueza se distribuye. Aquí es cuando el tema de la desigualdad entra en discusión.

Para combatir la pobreza lo que realmente se tiene que hacer es tratar de acabar con la desigualdad que se tiene en la sociedad, Acabar con la brecha imaginaria que clasifica a las personas en secciones según su ingreso. Aquí  se trata de una justicia distributiva: el dar a todas las personas que componen la sociedad la misma cantidad de bienes, de manera que todas las personas tengan la oportunidad de tener una forma digna de vivir. A pesar de toda la pobreza que existe en América Latina esta no es consecuencia de la falta de riqueza, sino en una mala e inequitativa distribución en cuanto a bienes y beneficios se refiere.

En América Latina la lista de los países más desiguales que existen se encuentra compuesta por Honduras, quien la encabeza, seguida de Colombia, Brasil, Guatemala, Panamá y Chile en ese respectivo orden(BBC). La desigualdad es muy obvia inclusive para quien no se encuentra ubicado en alguno de los extremos, un claro ejemplo en el caso de México: país es que se encuentra Carlos Slim (propietario de telecomunicaciones)el cuarto hombre más rico del mundo según la revista Forbes  - codeándose con multimillonarios como Bill Gates cuya fortuna proviene de la compañía Microsoft o Amancio Ortega fundador de la multinacional Zara- al mismo tiempo que se tienen cerca de 55.3 millones de personas en estado de pobreza y 11.4 millones en pobreza extrema según el último censo de la Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en (CONEVAL) llevado a cabo en  el 2014.

No importa el tiempo que se le dedique al trabajar más o producir más beneficio, la pobreza no se va a acabar si no se distribuye de manera equitativa. Mucho se ah escuchado la típica mentira de que el pobre es pobre porque no trabaja, porque no le echa ganas, porque no hay dinero o porque quiere. Siendo que no importa cuánto trabajo, cuando produzca, la riqueza siempre se quedará en manos de unos pocos que la tengan, usualmente adquirida de manera injusta al obstruir el flujo del dinero y re direccionándolo a sus propios bolsillos.

La desigualdad y la pobreza son características de varias naciones en el mundo, de entre las cuales usualmente se podría decir que resaltan algunos países de América Latina. La corrupción e impunidad son las causantes de las estas. Este cóctel genera que la riqueza no fluya al ritmo que debería, ni permite que este tenga el alcance adecuado; funge como barrera que hace propicia que la sociedad se califique en rangos separados entre sí. Acabar con la pobreza no es proveer apoyos a los de escasas oportunidades, acabar con la pobreza es atacar la desigualdad, acabar con un sistema que agranda la brecha que separa a las personas que producen beneficios y quienes se quedan con estos.

Dunia Bautista Melendrez

Estudiante del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Mty (ITESM.) Campus Gdl.

TAGS: , ,