Monitor Nacional
Preguntas incómodas
Emprende seguro | Luis Lara Esqueda
6 de junio de 2016 - 6:03 pm
columna
¿Cuál sería la respuesta si le preguntara a un candidato..?

Ayer hubo elecciones, y mientras escribía esta colaboración las casillas aún no habían abierto, en mi pequeño ―dije pequeño, no pobre― entender político, las contiendas electorales las ganará el menos enlodado, no el más sucio.

La no-propuesta se impuso sobre las propuestas, la lucha en el lodo consistió en enlodar al adversario y cada candidato cuidó que le cayera la menor cantidad de lodo y luego emitir frases como: «¿Ven cómo yo si haré diferente lo que ahora les molesta del gobierno en turno?». Amigos íntimos ahora piden espacio para no ser tan íntimos, socios de proyecto ahora no se conocen, como dicen en mi pueblo si la pisé fue bailando y como cita la canción: «Lamento contrariar, pero yo, no la recuerdo…».

Se me ocurrió ―porque ya saben que sólo se me ocurre, porque consejos no doy― redactar una serie de preguntas que nos pueden ayudar a la madurez democrática (todavía no sé qué es eso, ni con qué se come, pero como se oye muy bien, ahí van los planteamientos):

¿Cuál sería la respuesta si le preguntara a un candidato? (a cualquiera, pues no milito en partido alguno):

  • ¿Cuál de los programas de su antecesor seguirá apoyando su plataforma, si es de diferente partido o desde la misma plataforma, si son del mismo partido?
  • ¿Cuáles serán los cambios en la forma e ideológicos que implementará en su programa? Esta pregunta asume que está enterado de las propuestas y las diferencias que cada partido tiene y que no hay tantas opciones que sólo causan desorientación (sigo optimista esta mañana, espero que pronto los periódicos puedan poner caritas felices).
  • El objetivo seguirá siendo el mismo: bienestar de la mayoría y atención a las minorías. Sí, eso ya lo sé, por ello le pregunto: ¿Cómo lo va hacer? ¿Qué va hacer? ¿Cree que ya lo tengo claro como ciudadano? Dígame cómo invertirá su tiempo en describir su acción, no su imaginación.
  • ¿Cómo va a probar que no ha hecho uso indebido de recursos? ¿Tendré que esperar a que termine su mandato para que lo lleve a juicio? ¿Por qué no puedo tener algo así como en economía, una institución independiente que permita saber lo que hizo con los recursos?

Ahora planteo dos preguntas a los votantes:

  • Si ya diferenciaste el proyecto de la ideología y la tendencia de tu candidato y votarás por un proyecto y un cambio de timón, si es eso lo que buscas, ¿has pensado que el capitán debe ser experto para virar el timón? Si alguna vez has navegado entenderás lo que hablo, pues un cambio de timón con un capitán inexperto te hará caer en el agua (así sucede en los veleros), ¿eso quieres?
  • Si está definido el rumbo, sólo nos hace falta un capitán para navegar y no rumbos diferentes cada día. ¿Estás botando (sí, está bien escrito con b) el rumbo, o estás botando (sigue bien escrito) al capitán?

No creo que cuando pidas la hora te regalen su reloj, sería inocente pensar así, sólo pido que no reinventen la democracia cada año y que su propuesta no sea que todo estaba mal antes de que llegaran al poder. Bueno sería que propusieran un sistema para que funcionarios que hayan hecho bien su trabajo puedan repetir en la nueva administración. Finalmente, ya se lo que van a hacer, pero a mí lo que me importa es saber cómo lo van a hacer, y ya estoy entruchado, entonces, ¿cuándo lo van a hacer? Sus programas tienen un tiempo definido, ¿cómo lo voy a saber antes de que vote por ustedes y bote al otro?

Nos leemos la próxima semana en Emprende Seguro.

TAGS: , ,