Monitor Nacional
Puntos de equilibrio
In-Pulso SocioPolítico | Maria E Plaza
26 de octubre de 2015 - 7:59 am
Equilibrio-MN
El desequilibrio, esa sobrecarga del gobierno y los ciudadanos para corregir las decisiones sociales y políticas, debilita la cercanía social y transforma en incertidumbre las acciones de ambos grupos.

Desacostumbrados totalmente a la aplicación de las reglas democráticas, las bases en la construcción de instituciones (tanto formales como informales) en el ámbito de respuestas para enfrentar problemas públicos, no han logrado claridad en el túnel de la transición política en el que nos encontramos.

El punto de equilibrio y adaptación parece ser el punto débil de nuestra construcción de políticas públicas en México, ¿por qué los efectos y propósitos de estas acciones parecen no demostrar realmente soluciones concretas a nuestros deseos sociales o a la legitimidad de la democracia?

Comenzar con esta pregunta es toda una responsabilidad porque de ella se han desprendido sin número de acciones para poderla responder o minimizar en el colectivo reflexivo. Sin embargo, podemos ahondar con mayor precisión sobre un aspecto sobresaliente relacionado con la toma de conciencia de nuestras debilidades en política pública (que ya hemos abordado en estas líneas): la construcción de instituciones ad-hoc para el cumplimiento de necesidades democrática.

Las instituciones, como estructuras y reglas formales e informales compartidas por la sociedad, son construidas bajo una triada de relaciones vitalmente importantes, estos tres grupos que se retroalimentan y enfrentan (también) constantemente son: reglas formales vs reglas informalesinstituciones estables vs instituciones dinámicas; comportamientos estratégicos vs comportamientos fijados. Como podrá inferir, la dicotomía de la acción pública en México es una constante entre la lucha de cada una de las relaciones, en un ir y venir de decisiones y resultados que no han logrado tomar partido de ninguno de los dos conceptos que integran estas dicotomías.

¿Por qué esta relación es importante para la comprensión de políticas públicas? Porque las decisiones gubernamentales provienen del clamor social (por darle un adjetivo a las peticiones y exigencias que nacen en la sociedad) y se transforman en elementos que sugieren legitimidad gubernamental: cuando no hay claridad de la exigencia social, las políticas públicas tampoco son claras. Esto es un ciclo natural y constante.

Este preámbulo consta de la importante exigencia que debe existir en la sociedad; pero una exigencia con fines y objetivos claros, estructurados, democráticos, tolerantes y a través del diálogo. Cuando los ciudadanos que conforman una democracia no están convenidos de la importante herramienta que representa su poder público, el resultado de las decisiones gubernamentales reflejará esta indecisión. Por otro lado, si la ciudadanía conoce realmente su deseo de transformar situaciones indeseables a través de metas claras y objetivos precisos, será también, un resultado que encontrará por parte de las decisiones gubernamentales. Esto es, un punto de equilibrio en políticas públicas.

Hoy, en México, no basta con saber a dónde vamos, es necesario construir el cómo lo hemos de realizar. Tarea y responsabilidad de todos los actores que construyen este país. Perseverar en el error ciudadano se refleja en las instituciones y sí, también en inversa.

En este sentido, es amplio el recorrido que tenemos que hacer en el mejor ejercicio por encontrar ese proceso de equilibrio entre ciudadanos-instituciones-resultados:

Política: la incertidumbre no es el mejor aliado de la legitimidad y es importante que la esfera política denote esta afirmación. En ocasiones, es el peor enemigo en la construcción de instituciones formales a favor de mejores políticas públicas.

Social: la construcción de los ciudadanos es una doble tarea porque depende tanto de los incentivos externos como del deseo de expresar nuevas necesidades; en este sentido, las instituciones juegan un papel fundamental que a su vez son construidas por el consenso en comunidad, una tarea relacional nada fácil.

El problema actual (si podemos darle esta categoría) se encuentra en los instrumentos directivos del gobierno que no logran satisfacer los bienes y servicios adecuados; a este aspecto se suma también la falta de consciencia ciudadana para poder solicitar el cumplimiento de sus necesidades (sí, también los instrumentos tradicionales están fallando, por ejemplo, “las marchas” como escenario de  la movilizaciones sociales no han innovado sus amplias e importantes áreas de oportunidad)

Las debilidades con las que contamos en política públicas son un proceso natural de la interacción y adaptación de nuevas reglas del juego; sin embargo, el tiempo que dure esta adaptación es el que como ciudadanos decidamos, ese será nuestro costo de oportunidad; hay cambios y acciones sociales a los que nosotros le damos la magnitud tiempo.

El desequilibrio, esa sobrecarga del gobierno y los ciudadanos para corregir las decisiones sociales y políticas, debilita la cercanía social y transforma en incertidumbre las acciones de ambos grupos; la duda y la crítica feroz son sus principales elementos, ahora, quizás, sea más claro que este es el momento en el que nos encontramos en México y, claro, en no muy pocos países en Latinoamérica.

TAGS: , , , ,