Ver más de Cuarto debate

¿Qué implica tener dos monedas?

Dos monedas son utilizadas en la República de Cuba actualmente, el peso convertible (CUC) y el peso cubano (CUP). El primero está prácticamente igualado con el dólar con un valor aproximado de $.97 y a su vez tiene un valor aproximado de 24 pesos cubanos.

El CUC es la moneda por excelencia del turista que visita la isla de Martí. Sin embargo, durante los últimos años, el uso de ambas monedas se ha vuelto algo de la vida cotidiana para los ciudadanos cubanos. Los bienes y servicios que se obtienen con cada moneda distan mucho uno del otro. Los supermercados con los productos animales de mejor calidad suelen vender sus productos exclusivamente en CUC’s, lo mismo con las tiendas de ropa, igualmente los hoteles o restaurantes cuyo mercado principal es el turismo.

En un país donde el salario de un profesionista ronda los 500 CUP mensuales (21 dólares), es fácil entender porque muchos cubanos han dejado de ejercer sus profesiones para dedicarse a una actividad donde puedan tener un ingreso en la moneda convertible, o bien buscar el ingreso con una actividad extra a su trabajo regular.

Esta sociedad quiere mejores productos y servicios. Mientras cargaba unas botellas de agua en la calle, un vecino se acerca y me pregunta si compro agua embotellada seguido, continua diciéndome que es un músico, recibe dos botellas de agua cada concierto, pero en lugar de tomárselas, las conserva para después venderla a turistas. Me ofrece varias aguas por un par de CUC, me dice su dirección para la próxima. Si no hay servilletas en el mercado, el mesero de un hotel te puede dar algunas por pesos convertibles, así mismo se puede conseguir atención médica a domicilio a un precio accesible, una fisioterapeuta a 3 CUC la sesión por ejemplo.

Dos consecuencias principales tiene en la sociedad esta doble moneda. Muchos profesionistas dejan su trabajo para dedicarse al sector turístico y tener un ingreso en moneda convertible. El rendimiento y la capacidad laboral en el país se vuelve menos eficiente en importantes áreas como la educación y la salud, por mencionar algunas. Además, hay una polarización en la sociedad entre aquellos que cuentan con una moneda o la otra. No se confunda estimado lector, en la Cuba comunista, a 58 años de la revolución sí existen clases, y las establece el tipo de cambio en su bolsillo. CUC, Como Único Comemos dicen por ahí.