¿Qué pasa con el apetito de mi abuelito?

 

A menudo, una queja constante en la consulta de geriatría es sobre el apetito y la cantidad de alimentos que ingiere el paciente.

 

Con la edad, la disminución en la actividad física y de masa muscular, además de otros cambios en el funcionamiento del cuerpo del adulto mayor, provocan una caída en el consumo de alimentos. A estos cambios les llamamos “anorexia fisiológica del envejecimiento”, sin embargo, a pesar del término “fisiológica” sí predispone al adulto mayor a desnutrición y, con ello, pérdida acelerada de masa muscular, fuerza, funcionalidad y autonomía. 

 

Además de esta “anorexia fisiológica”, están las causas patológicas. Entre las más frecuentes en adultos mayores están la depresión y la ansiedad, seguida de enfermedades oncológicas como pueden ser cáncer gástrico, de colon o pulmón. Sin embargo, la lista es enorme, por dar algunos otros ejemplos: medicamentos, enfermedades crónico degenerativas, demencia, alcoholismo, problemas dentales, etc. 

 

Con todo esto, no es válido justificar la falta de apetito y la pérdida significativa de peso. Si alguien dice “es normal porque esta viejito” ¡Sal corriendo de allí!

 

Te hago algunas recomendaciones para mejorar el apetito en nuestros adultos mayores:

 

  • Estimula la actividad física y el ejercicio, recuerda que a mayor gasto energético y masa muscular, mayor será el consumo calórico. 
  • Compartir la mesa de alimentos. Está demostrado que los adultos mayores que comen solos tienden a comer menos y desnutrirse. La hora de los alimentos tiene que ser una experiencia gratificante. 
  • Sirve las porciones en platos pequeños. El servir el alimento en platos grandes puede desmotivar al adulto mayor al darle la impresión de que es demasiado alimento.
  • Se original en la preparación de alimentos. La monotonía fastidia a cualquiera. Busca la variedad de colores en los alimentos.
  • Utiliza diferentes especias para enriquecer el sabor de los alimentos.
  • Libera la dieta del adulto mayor. Permitamos que coman con medida lo que más les gusta. 
  • Acudir con su dentista para revisión de placas dentales, y en general de toda la salud de la cavidad oral.
  • Ofrece pequeñas cantidades de alimento varias veces al día.

 

En conclusión, las causas de pérdida de peso son múltiples y a menudo el diagnóstico puede ser complejo. Si esta pérdida de peso evoluciona hasta ser desnutrición, está asociada a alteración de la función muscular, disminución de hueso, alteraciones inmunitarias, anemia alteraciones cognitivas, pobre cicatrización de heridas, pérdida de la funcionalidad y autonomía y, en última instancia, a la muerte. 

 

Dr. Guillermo Rodríguez Ayala. 

Médico internista con subespecialidad en geriatría

Tw: @IntegralisGC