Ver más de Oídos Sordos

¿Qué pasaría?

¡Qué tal!, hoy escribo esta primera columna del año donde cabe un momento para la reflexión y tratar de pensar en la irrealidad, donde nos abrimos una pequeña brecha a comprender los sucesos que nos rodean.

Fríamente este 2016 será un año marcado por la democracia, pues en distintas entidades de la República Mexicana se vivirán elecciones, donde se elegirán Gobernadores, ayuntamientos y Congresos Locales y se dará apertura a nuevos valores políticos o en su defecto a la misma clase política de amigos y compadres cercanos a la misma línea de poder que rige en cada entidad federativa, donde ocurrirá lo antes descrito.

La juventud debe de ser escuchada y tomada verdaderamente en cuenta, no debe de ser tomada como un capital activo que sirva para hacer el trabajo de campaña y después remplazado por los mismos personajes, es tiempo que la fuerza joven se conjugue con la sabiduría adulta y se trabaje para beneficio de nuestro gran país.

Recuerdo allá por los años 80 donde el gobierno de Suecia, de Argentina Brasil y Finlandia le apostó a la juventud y hoy en día su siembra está siendo cosechada.

Algunos dirán que pienso esto porque estoy participando en un proceso interno para poder acceder a un puesto de elección popular en un Instituto político, aquí en mi estado de origen, algunos lo interpretarán como las mismas palabras de una reflexión incoherente, pero la realidad va más allá a la razón misma.

Qué pasaría no sólo aquí en el estado si no en todos donde habrá elecciones, si se escogieran a los candidatos, que piensan que reflexionan que siente y comprenden el sentir social, qué pasaría si por un momento los aspirantes a ocupar un cargo de elección popular sean verdaderamente participes de las actividades comunes que se viven día a día en su núcleo activo.

Qué pasaría si por solo una vez se dejara de postular a candidatos incompetentes mediocres e inservibles, pero solo los elijen porque traen consigo la amistad del que ostenta el poder en turno.

A dónde quedan las palabras y la línea del General Lázaro Cárdenas y de la vía Institucional de Plutarco Elías Calles o el Pensamiento de Cambio de Luis Donaldo Colosio, a dónde quedan los ensayos de grandes pensadores como Fernando Savater o del grandioso Eduardo del Río, a donde quedan, que pareciera que se quedaron en el rincón de una repisa.

Algunos piensan, que si siembran la semilla de un árbol de naranja, se convertirá de la noche a la mañana en una manzana, pero jamás pasará esto, pues se haga lo que se haga, jamás dejara de ser una naranja, y es lo que ocurre en la política con la toma de decisiones incorrectas o peor aún escogiendo a candidatos vacíos que tarde o temprano se espera que sean fuertes, cuando siempre serán débiles.

“Despertemos al cambio es Tiempo de Actuar⬝

Y no te pierdas todos los jueves en punto de las 7:00 pm. mi programa #oidosordos solo por www.radio-espacio.com