Monitor Nacional
Quién es el “Titi” Ruíz
Nacional | Redacción
11 de noviembre de 2016 - 12:22 am
titi_Monitor_Nacional
Un penalista que ha tomado el camino sucio para lograr el éxito

Ciudad de México.- Guillermo “Titi” Ruíz Hernández es un abogado penalista conocido por haber llevado casos de alto perfil, especialmente personas que han sido acusadas de delitos relacionados con acopio de armas y vínculos con el narcotráfico.

Entre sus clientes figuran, el juez Gustavo Villarespe, quien tiene varias quejas en el desempeño de su trabajo, y por acosar mujeres aprovechando su cargo, los hijos y a la fallecida María Elvia Amaya de Hank, Fernando Castro Trenti, excandidato de la alianza “Compromiso por Baja California”, Francisco Vega de Lamadrid, por medio de su coordinador general de campaña, Óscar Vega.

Algunos de ellos, candidatos cuyas coaliciones electorales que se  disputaban la gubernatura del Estado eligieron  estratégicamente sus “fortalezas” para acomodar sus casas de campaña desde donde operaban y para los que Ruíz logró arreglar que evitarán hacer los pagos de predial, multas y recargos.

En su despacho litigan varios ex funcionarios que practican el influyentismo y gracias a ello , el “Titi” se ha hecho de mucho poder dentro del gobierno del estado de Baja California y constantemente queda inmerso en casos peliagudos con personajes políticos que enfrentan graves acusaciones por diversos tipos de crimenes.

Sus vínculos con el crimen organizado y con figuras políticas corruptas, lo convierten en una figura poderosa en la región, pero también en el blanco de otros grupos criminales, que ya se manifiestan en su contra, pues el día de ayer 10 de noviembre, el “Titi” fue atacado a tiros frente a su oficina en la Zona Rio, a unos metros del hotel Lucerna, por un hombre identificado como ex policía, de nombre Luis Hernández Guillermo,  de acuerdo con información extraída por testigos del lugar.

Las corruptelas de las que el “Titi” se ha servido para alcanzar el éxito en su carrera le han otorgado gran poder, únicamente equiparable con el riesgo que corre si es que deja a sus “clientes” desatendidos o da muestras de no ser indispensable.

Notas Relacionadas