Ver más de Internacional

Rajoy a Puigdemont: “No sigan adelante, están a tiempo de evitar males mayores”

Ciudad de México.- Mariano Rajoy lanzó este miércoles su última advertencia a los secesionistas. «No sigan adelante». Llegados a este punto, el Gobierno está decidido a utilizar «todos los instrumentos» que proporciona el Estado de Derecho para frenar el proceso independentista e impedir cualquier conato de referéndum ilegal el próximo 1 de octubre. Lo dejó meridianamente claro en una declaración institucional desde el palacio de La Moncloa en horario de máxima audiencia.

«El proyecto de ruptura no tiene ningún futuro», aseveró el presidente, quien dio por sentado que la maquinaria de la Justicia y de las Fuerzas de Seguridad es ya imparable y con las actuaciones llevadas a cabo ha cortocircuitado cualquier posibilidad de celebrar la consulta ilegal que sigue prometiendo Puigdemont.

En un último intento por reconducir la situación, Rajoy urgió a la Generalitat a «abandonar sus propósitos» y «evitar males mayores», argumentando que los propósitos que persigue son una «quimera» y un intento de «ahondar aún más en la fractura» que ya muestra la ciudadanía catalana. «Siempre hay cauces para exponer las causas políticas», dijo, «pero dentro de la ley».

Él insiste en estar dispuesto a dialogar aunque repite que sólo lo hará dentro del terreno de juego que delimita estrictamente la Constitución.También quiso el presidente lanzar un mensaje de aviso a los que pretenden agitar las calles: «Tendrán», aseguró, «que responder de su deslealtad».

Con ello, Rajoy no sólo alerta a los radicales de la CUP sino también a las fuerzas que simpatizan con sus propósitos y, como Podemos, alienta a la ciudadanía a manifestarse por un inexistente derecho de autodeterminación.«Cada vulneración de la legalidad tendrá respuesta», recalcó, dejando claro así la voluntad de su Gobierno de no arredrarse ante el desafío, porque «está en juego el fundamento de la democracia».

En este punto, el presidente agradeció a PSOE y Ciudadanos, las dos fuerzas constitucionalistas que respaldan al Ejecutivo, el apoyo sin fisuras que le han manifestado. «Es el momento de proteger a la nación», remachó.A primera hora, el presidente citó en La Moncloa por separado al líder del PSOE, Pedro Sánchez, y al de Ciudadanos, Albert Rivera. A ambos les explicó los pasos que tiene pensado dar de aquí al 1 de octubre.

De los dos recibió el compromiso de ayuda. Para Rajoy esta actitud de ambos partidos es «imprescindible».Nada en la intervención del presidente del Gobierno transmitió debilidad. Más bien al contrario. Su declaración rezumó contundencia. «España es un Estado de Derecho y tiene los mecanismos para defender la ley y exigir responsabilidades a los que ponen en riesgo la convivencia», aseguró dando por sentado que no le temblará la mano para aplicarlos todos si es necesario.

No habrá vacilaciones ni por parte del Gobierno, ni de la Fiscalía, los jueces o las Fuerzas de Seguridad. El presidente y la vicepresidenta se mantuvieron ayer por la tarde en contacto permanente con el resto de ministros analizando los acontecimientos en Cataluña y preparando la intervención nocturna de Rajoy. El objetivo estuvo claro desde el principio: lanzar un último aviso al Govern. «Votar», llegó a decir Rajoy, «es la imagen más expresiva de la democracia, pero sólo es sinónimo de ésta cuando se hace con respeto a la ley. No se puede votar», añadió.