Monitor Nacional
Residente da voz a madres de los 43 de Ayotzinapa durante concierto en el Auditorio
Colectivo Masivo | Redacción
19 de junio de 2017 - 10:00 am
ResidenteFOTOLULÚURDAPILLETA-702x468
Durante la presentación, en distintos momentos el boricua ostentó de una incesante crítica política, denunciando situaciones como la guerra, la pobreza y las injusticias sociales

Ciudad de México.- El cantante puertorriqueño Residente se presentó este fin de semana como solista en el Auditorio Nacional, donde mantuvo su carácter contestatario al apoyar la protesta del caso Ayotzinapa.

“¡Ni un voto al PRI, ni un voto al PRI”, corearon las 10 mil almas congregadas en el acto homenaje que prendió los ánimos, pues a medio show Residente invitó al escenario a tres madres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos y a quienes dejó expresarse libremente con diversas consignas, desde las que iban contra el presidente de México, Enrique Peña Nieto, así como aquellas que acusaban al supuesto culpable: “¡Fue el Estado!”.

–Yo no diré nada… –dijo René Pérez, mejor conocido como Residente antes del tema Latinoamérica, dando voz directamente a los familiares guerrerenses, cuyo acto enmarcó al concierto con el que dio inicio a su gira mundial, mientras se escuchaba al unísono:

“¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

Durante la presentación, en distintos momentos el boricua ostentó de una incesante crítica política, denunciando situaciones como la guerra, la pobreza y las injusticias sociales en el mundo entero; pero destacando que las nuevas generaciones “deben estudiar, por un mejor futuro”.

Así llegó el manantial de rolas con Baile de pobres, El aguante, Calma pueblo, Dagombas en Tamale, Adentro, Atrévete-te-te, Cumbia de los aburridos, La Sombra y Guerra, repertorio intenso en una velada de cerca de dos horas de continuo derroche de energía, con el vocalista agradeciendo la pasión, el calor humano y la sensación de “sudor” que irradiaban sus espectadores.

Fiesta de Locos encendió aún más la locura en un jolgorio donde el público no paró de bailar y brincar, para continuar con Milo y Apocalíptico, misma con la que se despedía el cantautor ante una fanaticada que no lo dejaba ir. Entonces, concedió unas cuantas más: La vuelta al mundo, Hijos del cañaveral y El futuro es nuestro.

Con información de Proceso

TAGS: , , ,