Monitor Nacional
Retos sociales a superar
Opinión | Melissa Guadarrama
1 de junio de 2015 - 5:18 pm
Mujer-Monitor Nacional
La única manera de transformar la realidad es haciendo la diferencia

¿Qué pasaría si enseñáramos y nos enseñaran a pedir apoyo?  En relación con el tema del bullying… Más allá de padecer violencia de género, el problema femenino que puede requerir solución al día de hoy es anímico y de acción.

La única manera de transformar la realidad es haciendo la diferencia. En el caso de las mujeres que hemos decidido súper poner nuestra vida profesional a la vida familiar, quienes podemos sentirnos atacadas por ello, también podemos dar un giro a la conversación y agradecer a nuestras familias por apoyarnos a lograr nuestros objetivos; es decir remitirnos a los círculos primarios que nos apoyen a llegar a donde queremos. Siempre habrá personas que hablen de otras personas por que hacen, porque no hacen, siempre existirán obstáculos que librar, lo más importante es adaptar nuestro estilo de vida a encontrar las soluciones que realmente nos ubiquen en el entendido de que las mujeres somos parte de la solución y no causa de los males de esta sociedad.

Tal vez la verdadera causa de los males de la sociedad actual sea quedarse con los brazos cruzados, sea quedarse resignado en un sillón viendo las series de las cadenas famosas, y refunfuñando al argumentar que eso que vemos no es real y la vida no es perfecta.

Ante este análisis con lupa que he podido esgrimir tras diez años de trabajo continuo en materia jurídica, muy cercano a la política y ciertamente desde la plataforma social; he logrado identificar que el freno que se puso a las mujeres durante tantos años antes derivó en sucumbir ante la adversidad.

Hoy las comunicaciones nos hacen un favor. Las nuevas tecnologías nos permiten alcanzar los objetivos más rápido, llegamos a más lectores en menos tiempo, más percepciones retroalimentan lo que escribimos, intercambiamos más ideas, por tanto la conclusión a la que he llegado es:

“Lo que se ocupa es una capacitación universal,

explicar cómo emplear la tecnología para un bien global”.

Los programas que tienen, organizaciones internacionales, basados en las recomendaciones de ONU, marcan la referencia a servir a la humanidad.

Sin alardear sobre conocimientos de religión llego a deducir que efectivamente lo que en el pasado incivilizado fue considerado divino y digno de toda nuestra atención y consideración, hoy está siendo cuestionado por las guerras y las actitudes que retan y limitan la existencia de un Dios…

Podría ser más simple si para definir ¿QUÉ ES UNA CIVILIZACIÓN? Nos propusiéramos hacer el bien por el puro gusto de hacerlo y además así de simple, sin mirar a quién.

Parece que el tiempo de la guerra de los sexos ya terminó hace mucho, y entonces mujeres reconozcamos que este es momento de actuar en defensa de nuestros derechos a un mejor salario a mejores condiciones de vida, a decir “No me caso, aunque me des un hermoso anillo, sólo porque así lo dicta la tradición…”  Vivir en nuestra libertad de elegir no tener hijos usando adecuadamente los métodos anticonceptivos a ejercer el derecho al aborto. Requerimos ser enfáticas cuando definimos no permitir que nadie más vuelva a elegir por nosotras. Le hacemos un bien a la sociedad cuando elegimos y asumimos las consecuencias de nuestras decisiones con la mejor de las actitudes.

Podemos en este momento dejar de distraernos con trivialidades, tales como: si nos vieron feo en la calle o alguien lanzo un piropo obsceno en la avenida. Lo que si podemos controlar es en nuestras oficinas y en nuestros hogares, en el transporte público, en las instituciones, donde podemos exhibir a quien nos alce la voz, muestre falta de probidad en nuestra contra y nos ofenda.

Esto mismo va para todos los grupos de prioridad como son los niños y las personas de capacidades diferentes así como las personas la  tercera edad, en el caso de la naturaleza, lo que ocupa, es que alguien  hable por ella y para eso… estamos todos.

Siendo este tema de trascendencia en cuanto a confianza personal, se vuelve también de alcances de seguridad internacional; ya que en el mundo lo que hace falta es quitar las barreras que existen de manera natural; siempre que las eliminemos desde el camino de la comunicación civilizada, respetuosa. Aprender que todos los idiomas con códigos, que todos los alimentos se parecen pero la preparación de cada región es diferente, aprender que la música es una manera de comunicarnos, de meditar y de transmitir emociones y sentimientos, así entenderemos que  todo comunica y “contagia” un estado anímico; mismo que puede situarnos en posibilidad de formalizar compromisos de acción más rápida y seriamente.

TAGS: , ,