Monitor Nacional
Reubicación de refugiados en Europa se acelerará en los próximos meses
Portada | Redacción
2 de diciembre de 2015 - 8:17 am
Refugiados-MN
El acuerdo de recolocación prevé que en el primer año sean distribuidos 66 mil refugiados ya asignados a 23 países comunitarios

Ciudad de México.- La reubicación en otros países europeos de los miles de refugiados arribados a Italia y Grecia se acelerará en los próximos meses conforme a la “innovadora” iniciativa de la UE, aseguraron responsables del gobierno italiano.

Riccardo Mattei, coordinador responsable de “relocation” del ministerio italiano del Interior, recordó que el 23 de septiembre la Unión Europea (UE) aprobó la primera medida conjunta de largo alcance para enfrentar la crisis de los refugiados.

A través de ella los países miembros se repartirán en dos años 120 mil asilados procedentes de Italia y Grecia, las naciones a donde llegan vía marítima. Todos los miembros comunitarios deberán acatar una decisión que no pudo ser adoptada por unanimidad debido a la oposición de Hungría, República Checa, Eslovaquia y Rumania (Finlandia se abstuvo).

Hasta el momento, sin embargo, de Italia han partido sólo 120 refugiados, en su mayor parte eritreos y sirios, hacia naciones del norte de Europa, pese a que el vicepresidente comunitario, Frans Timmermans y el comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, insistieron en que la decisión debe ser aplicada con rapidez.

En entrevista con Notimex, Mattei explicó que el plan está todavía en su fase inicial, en la que se ha experimentado la “nueva maquinaria”, pero aseguró que en las próximas semanas el proceso tendrá una aceleración.

“En este momento en Italia hay unos 120 mil migrantes y la gran apuesta desde el punto de vista político y organizativo de nuestro país y de Europa es la de hacer funcionar esta innovadora maquinaria de la ‘relocation’, que consiste en el traslado de asilados, en este momento sirios, iraquíes y eritreos, que arriban a nuestro país y que quieren alcanzar destinos europeos a través de un canal de legalidad”, señaló.

El principal problema -dijo- ha sido el de construir un clima de confianza no sólo entre los distintos países europeos o las diversas instituciones o sistemas jurídicos, sino fundamentalmente con los refugiados, que no se fían de nadie y no aceptan, por ejemplo, la identificación con las huellas digitales, un requisito esencial para poder ser recolocados.

“Cuando llegan nuevos desembarcos y hablamos con los inmigrantes para explicarles que cosa es la recolocación, nos damos cuenta que son personas que vienen de procesos migratorios muy accidentados, que han tenido experiencias personales devastadoras y que tienen una gran dificultad de confiar en lo que se les dice”, explicó. Por ello, añadió, ha sido muy difícil hacerles aceptar que se les dice la verdad, que la recolocación es un programa europeo del que es posible fiarse y que les permitirá entrar en los países comunitarios de manera legal.

“La dificultad ha sido la de que comprendieran el funcionamiento de esta maquinaria y que tuvieran confianza, además de contrastar paralelamente a las organizaciones criminales que se ocupan del tráfico de inmigrantes”.

El acuerdo de recolocación prevé que en el primer año sean distribuidos 66 mil refugiados ya asignados a 23 países comunitarios, entre los que no están Italia y Grecia (por ser los que concentran a los asilados), ni tampoco Reino Unido, Irlanda y Dinamarca, debido a que su forma de pertenencia a la UE les permite disociarse de las políticas europeas de justicia e interior.

Alemania es el país que recibirá mayor número de asilados, un total de 17 mil 36 (cuatro mil 27 de Italia y 13 mil 9 de Grecia), seguida por Francia, con 12 mil 962 (tres mil 64 de Italia y nueve mil 898 de Grecia) y España, con ocho mil 113 (mil 896 de Italia y seis mil 127 de Grecia).

Los criterios se basaron en la población de cada país que dará asilo, en su Producto Interno Bruto (PIB), en el número promedio de pedidos de asilo recibidos en los cuatro años precedentes y en su tasa de desempleo.

Los 54 mil refugiados restantes quedarán pendientes de asignar y serán elegidos entre Italia y Grecia, siempre y cuando en el próximo año ningún país deba ser auxiliado a causa de alguna llegada masiva de personas que escapan de situaciones de guerra.

El acuerdo de recolocación puede aplicarse solamente a sirios, iraquíes y eritreos que cumplan con los requisitos para ser considerados refugiados que necesitan protección internacional (en promedio el 75 por ciento de los migrantes de esos países).

El método de aplicación del acuerdo contempla la creación de puntos de crisis o “hotspots”, con escuadras de apoyo para el manejo de la migración. En Italia, explicó Mattei, el primer “hotspot” fue establecido en la isla de Lampedusa, en breve entrará en operación el de Pozzallo, Sicilia y más tarde serán activados otros en el sur del país.

Dijo, sin embargo, que se ha detectado un descenso en el número de arribos de inmigrantes vía marítima, mientras aparentemente están aumentando los que usan las rutas terrestres, en primer lugar la balcánica.

Consideró que la “maquinaria” de reubicación de refugiados será más rápida en el momento en que los países europeos se den cuenta que no hay alternativa para garantizar el ingreso seguro a sus territorios de asilados que han superado en las naciones de arribo todos los controles de seguridad.

“La alternativa es que los migrantes (refugiados) entren ilegalmente a los países europeos sin ningún tipo de control y condicionados por los traficantes de seres humanos. La alternativa es, entonces, la ilegalidad y un peligro potencial”, añadió.

Información de Notimex

TAGS: , , ,