Ver más de Oídos Sordos

Rhapsody Trump

En una tierra de guerreros llega el caballo blanco listo para enfrentar la batalla, sin embargo no sabe que le espera su decline crucial al camino del destierro y de la hipocresía misma. ESHM

Mientras el caballo de Troya se prepara para adentrarse a las entrañas de un enemigo que avecina ver como un posible aliado para las elecciones de noviembre 2016, en su campo de batalla el combate no deja su curso aplicado.

Es por ello que podremos ver a un Donald Trump empecinado en hablar con mucha veracidad para confrontar sus propios pensamientos, inclinando la balanza hacia el desajuste social debido a que han preferido ver espejos en lugar de diamantes, pero no por ello los ideales del candidato republicado cambiaran.

Contrario a ello veremos a una Hillary Clinton esquivando todo tipo de diálogo con los verdaderos enemigos o al menos eso quiere dejar sobre la mesa, pero sus piezas siguen en pie de juego y no sería la última elocuente que podremos ver en unas elecciones tan marcadas para Estados Unidos.

Empero los espectaculares de esta mañana han bombardeado los medios de comunicación con la llegada de Donald Trump a tierras mexicanas, donde han salido al encuentro los tuits que no dejan de reprochar su venida y la no congratulación de tenerlo en México.

Si bien es cierto que a los enemigos no hay que tenerlos en casa porque tienen más puntos de ataque, también es cierto que si no los encaramos en persona nunca sabremos distinguir entre palabras dulces y falacias encaradas, una cosa es segura Donald Trump nos dará el mejor reflector de lo que se está cocinando en Estados Unidos.

Lo sorprendente ha sido como han salido al ataque escritores y actores políticos que pretenderán tomar ventaja de dicha invitación por parte del presidente Enrique Peña Nieto, para amenizar los escenarios del 2018, no perdamos de vista que el escarnio será indudablemente mayor con este suceso que sin duda alguna pasará a la historia.

No es sorprendente que salgan al ataque los mexicanos y mexicanos recriminando la llegada de esta figura tan emblemática para los estadounidenses, ya que verán lo que quieren ver y lo que las facciones le permitirán ver.

Pero el pum que provocará con sus seguidores en su campo de batalla, dejará relucir a un candidato republicano nada alejado de la elocuencia con sus propuestas que dieron en un inicio marcha avanzada a sus cambios tan repentinos de  campaña.

Nos leemos la próxima semana.