Monitor Nacional
Rousseff critica intentos golpistas al tomar posesión Lula
Política | Redacción
17 de marzo de 2016 - 1:20 pm
Brasil-dilma_presidenta
Luiz Inácio Lula da Silva firmó hoy el término de posesión como ministro de la Casa Civil en una tensa ceremonia en la que la presidenta Dilma Rousseff acusó al juez de la Operación Lava Jato de querer “convulsionar a la sociedad brasileña” y de violar la Constitución

Ciudad de México.- El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva firmó hoy el término de posesión como ministro de la Casa Civil en una tensa ceremonia en la que la presidenta Dilma Rousseff acusó al juez de la Operación Lava Jato de querer “convulsionar a la sociedad brasileña” y de violar la Constitución.

Rousseff y Lula llegaron juntos al salón de actos del Palacio del Planalto, sede de la presidencia, y se fundieron en un abrazo público antes de que la jefa de Estado tomara la palabra y, en ese momento, un diputado gritara “¡Vergüenza, es una vergüenza!”.

De esta forma, el diputado Major Olímpio –quien fue expulsado por la seguridad- se refería al nombramiento de Lula como ministro para obtener fuero privilegiado y escapar de la justicia de primera instancia, una opinión que comparte la oposición, parte de la prensa y de la sociedad civil en Brasil.

Tras el incidente, Rousseff tomó la palabra y apoyó enérgicamente a Lula, a quien elogió y llamó de “compañero”.

“Es una persona que además de gran líder político es un gran amigo y un compañero de luchas y conquistas. Sea bienvenido, querido compañero Luiz Inacio, ministro Lula”, dijo Rousseff, entre aplausos de los presentes, que coreaban “¡Oe, oe, oa, Lula, Lula!!” y “¡El pueblo no es bobo!”.

“Cuento con la experiencia del expresidente Lula, con la identificación que él tiene con el pueblo de este país. Cuento con su incomparable capacidad de mirar a los ojos de nuestro pueblo y de entenderlo. De querer lo mejor para este pueblo”, agregó la presidenta.

Rousseff dijo que no habrá cambios radicales en la política económica y que seguirá luchando para reducir el déficit y combatir la inflación, pero también advirtió que quiere luchar contra el desempleo.

Mientras, a las afueras del Planalto, en la llamada Explanada de los Ministerios de Brasilia se celebraba una manifestación entre partidarios y detractores del gobierno que obligó a la policía a intervenir para evitar incidentes.

En tanto, en otro acto en Sao Paulo los manifestantes antiRousseff bloquearon la Avenida Paulista.

El nombramiento de Lula como ministro ha dividido y polarizado a los brasileños, en especial después de que la víspera en la tarde el juez Sergio Moro que dirige la Operación Lava Jato decidiera levantar el secreto de sumario de las investigaciones contra el exmandatario y se filtraran conversaciones telefónicas interceptadas por la policía federal.

Una grabación, de interpretación comprometedora, se produjo la víspera entre Lula y Rousseff, cuando la presidenta llamó a su predecesor para anunciarle que le está enviando un documento oficial con el nombramiento para ministro para utilizarlo “en caso de necesidad”.

Los investigadores de la Operación Lava Jato y buena parte de la prensa brasileña interpretaban esa llamada como una sugerencia de Rousseff a Lula para utilizar el documento oficial en caso de que las fuerzas de seguridad trataran eventualmente de detenerlo en el marco de la Operación Lava Jato, que investiga la corrupción en torno a la petrolera estatal Petrobras.

Visiblemente enojada, Rousseff rechazó este jueves en forma categórica la interpretación de que nombró a Lula para darle fuero privilegiado, y trató de desacreditar al juez Moro, a quien acusó de incumplir la Constitución al publicar las grabaciones.

“Repudio total e integralmente las versiones sobre este asunto”, dijo Rousseff.

“No hay justicia cuando las confesiones a la policía son hechas publicas de forma selectiva para execración de algunos investigados. No hay justicia cuando las leyes no son respetadas”, aseveró Rousseff, quien pidió combatir los intentos de “convulsionar a la sociedad brasileña”.

“Los golpes comienzan así”, subrayó.

Por último, rechazó cualquier posibilidad de que el juicio político prospere en el Legislativo.

“El griterío de los golpistas no va a desplazarme del rumbo y no va a colocar a nuestro pueblo de rodillas”, agregó.

Información de Notimex

TAGS: , ,