Monitor Nacional
Salud pública: Esculapio y Panacea
En Contexto | Fernando Suárez
27 de julio de 2015 - 12:54 pm
salud-monitornacional
El manejo que se da a la salud en nuestro país, es inadecuado si consideramos la cantidad de recursos económicos desperdiciados por malos manejos en este rubro

La salud es un tema donde la politización del mismo complica las cosas haciéndolas mediáticas y con manejos tendenciosos para guardar intereses de un partido político o de particulares.

El manejo que se da a la salud en nuestro país, es inadecuado si consideramos la cantidad de recursos económicos desperdiciados por malos manejos en este rubro, se habla de una privatización del sistema público en salud, lo cual me parece fulero e inaceptable de tan solo pensarlo.

El gobierno actual dentro sus esquemas del PLAN NACIONAL DE DESARROLLO 2013-2018, en el área de salud habla de un
sistema universal de salud, el cual se describe en lo general como sigue:

Objetivo 2.3. Asegurar el acceso a los servicios de salud.

Estrategia 2.3.1. Avanzar en la construcción de un Sistema Nacional de Salud Universal.

Líneas de acción

• Garantizar el acceso y la calidad de los servicios de salud a los mexicanos, con independencia de su condición social o laboral.
• Fortalecer la rectoría de la autoridad sanitaria.
• Desarrollar los instrumentos necesarios para lograr una integración funcional y efectiva de las distintas instituciones que integran el Sistema Nacional de Salud.
• Fomentar el proceso de planeación estratégica interinstitucional, e implantar un proceso de información y evaluación acorde con ésta.
• Contribuir a la consolidación de los instrumentos y políticas necesarias para una integración efectiva del Sistema Nacional de Salud.

Hablar de universal quiere decir único o común, lo que al interpretarse pudiera significar la desaparición de las actuales instituciones de salud como el IMSS e ISSSTE y fusionarlas en un solo instituto, así lo refiere el punto 3 y 5 de las líneas de acción arriba escritas al citar la palabra “integración”.

En este sentido el gobierno se pronuncia por que la universalidad de la salud, será como una especie de coordinación entre las instituciones de salud, por ejemplo: un derechohabiente del IMSS requiere de un tratamiento que no pueda ser atendido en el mismo y el ISSSTE cuenta con ellos, dicho derechohabiente podrá tener acceso al servicio sin ser población de la otra institución, es decir abrir las puertas de un instituto u otro sin ser derechohabientes de los mismos.

Se escucha bien, pero cuando el gobierno habla en retorica hay que estar más atento a los dichos ya que por lo regular es todo lo contrario a sus discursos.

Dicha fusión se encuentra plasmada tácitamente en la “Estrategia 2.3.1. Avanzar en la construcción de un Sistema Nacional de Salud Universal”, es a todas luces una preparación del camino para la desaparición del IMSS e ISSSTE, ya que al permitir el uso de esquemas sin ser derechohabiente de alguno de los institutos infiere por sí sola la consolidación de las instituciones, aquí “avanzar” es la palabra clave.

En el mismo sentido de la salud otra de las estrategias es la que sigue:

Estrategia 2.3.4. Garantizar el acceso efectivo a servicios de salud de calidad.

Líneas de acción

• Preparar el sistema para que el usuario seleccione a su prestador de servicios de salud.
Este rubro pudiera interpretarse de dos formas:
-Trabajador tendrá la facultad de escoger su esquema de salud.
-Gobierno o empresa decidirá a cual esquema de salud incorpora al trabajador.

Estrategia 2.4.2. Promover la cobertura universal de servicios de seguridad social en la población.

Líneas de acción

• Facilitar la portabilidad de derechos entre los diversos subsistemas que existen tanto a nivel federal como en las entidades federativas y municipios.

Lo cual resulta hasta un insulto a la inteligencia al querer disfrazar que habrá oportunidad de escoger la institución de salud, dado que la apertura de las instituciones permitirá atenderse en una y otra, al fin de cuentas resulta lo mismo.

Cabe preguntar a todos los trabajadores afiliados al ISSSTE e IMSS sobre el particular, bajo este esquema se presume también la desaparición de la identidad de afiliación de los trabajadores del ISSSTE, es decir quitar la categoría de trabajadores del estado.

Así pues a los del IMSS y convertir a todos los afiliados de una u otra institución en simples derechohabientes del esquema universal de salud.

Lo cual sin duda tendrá como efectos el incremento en la baja calidad en materia de salud al integrar las instituciones en un solo aparato, así no habrá dinero que alcance para cubrir las necesidades publicas de salud ni con las cuotas del usuario, las cuales también tendrán que homologarse.

También cita el gobierno que dichas instituciones se conducirán por conceptos de pagos, ejemplo: supongamos que el IMSS pagará a ISSSTE $15,000 M.N por una operación de apendicetomía y viceversa, esto resulta peligroso porque a la postre se conducirán bajo deuda entre aquella y la otra; básicamente presumo que la idea de la portabilidad de derechos en salud, es generar deuda para abrir el camino a la iniciativa privada.

En paso del tiempo se estarán cobrando por los servicios prestados entre una y otra, manifestando si no pagas no atiendo, me debes tal cantidad; un ejemplo claro de eso es la cuando la CFE corta el suministro de luz a instancias de gobierno, véase ahora el Municipio de la Paz, BCS.

Las finanzas del IMSS e ISSSTE a lo largo de la historia han sido objeto de cuantiosos saqueos y manejos desgraciados por quienes han ocupado la responsabilidad de administrar la salud de los mexicanos, ahora se quejan de que no hay recursos para mantener el sistema de salud pública, como va a haber si en una sola palabra se resume el estado crítico de las mismas “CORRUPCIÓN”.

La corrupción es en todas direcciones, de arriba-abajo, abajo-arriba y de un lado para el otro, coparticipes son los mismos servidores o trabajadores de esas instituciones por no haber tomado y asumido las medidas éticas de cada caso.

Entonces por ahora más que una privatización es una reestructuración paulatina del esquema actual de salud, donde tendrá lugar desaparición de unas y creación de otras, es necesario si un reacomodo de las instituciones pero en el sentido financiero.

Más financiero que otra cosa y en relación a que nuestra economía depende fundamentalmente del petróleo y considerando los bajos precios del mismo, los contratos de utilidad compartida en esta materia y por la deuda que se pudiera generar por falta de pagos entre instituciones por concepto de servicio médicos, resultará prácticamente imposible el sostenimiento de un esquema universal de salud, entonces si entrará la iniciativa privada en la salud para atender lo público, combinación enferma por sí sola.

Habrá que esperar la propuesta del Ejecutivo Federal, recordemos que todas las reformas actuales han sido fabricadas desde este poder, entonces si hay un responsable directo en caso de que alguna de ellas obtenga resultados distintos a lo esperado, así como la reforma energética en la famosa ronda uno o primera adjudicación de contratos, fracasó pues no obtuvo la respuesta esperada, donde los bajos precios del petróleo es la razón de la falta de interés de las transnacionales por invertir en este rubro. Lo que quiere decir que las empresas transnacionales de petróleo solo vienen a llevarse la renta del oro negro.

Donde por cierto escuche a los medios de comunicación habituales referirse sobre el particular de una forma superficial, nadie puso atención a dicho evento de adjudicación, ya recuerdo el GRAN ESCAPE acaparó los reflectores.

La reforma a la salud, educativa, energética y otras por ahí, son demagogia pura.

TAGS: , , , ,