Ver más de Colectivo Masivo

Se encontraron evidencias de la existencia de un gran lago de agua líquida en Marte

Se encontraron evidencias de la existencia de un gran lago de agua líquida en Marte

Ciudad de México.- Un equipo de investigadores italianos encontró evidencias de la existencia de un gran lago de agua líquida en Marte.

El líquido fue hallado bajo una capa de hielo en una zona del polo sur de ese planeta, con ayuda de un radar a bordo de la sonda europea Mars Express Orbiter tras una búsqueda de años.

En ocasiones anteriores se habían conseguido rastros de fluido intermitente de agua sobre la superficie marciana, pero este es el primer signo de la existencia de un cuerpo de agua en ese planeta.

Las tareas realizadas por el vehículo de exploración Curiosity, de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en ingles), demostraron que en el pasado hubo agua en la superficie de Marte pero, el enfriamiento de ese planeta ocasionado por su fina atmósfera, dejó la mayor parte de este líquido convertido en hielo.

“Probablemente no es un lago muy grande”, señaló el profesor Roberto Orosei, del Instituto Nacional de Astrofísica, que encabezó el estudio.

Marsis no pudo determinar la profundidad del cuerpo de agua, pero los investigadores estiman que como mínimo tiene un metro.

“Esto realmente califica como un cuerpo de agua. Es un lago, no algún tipo de agua derretida que está llenando un espacio entre la piedra y el hielo, como ocurre con algunos glaciares en la Tierra”, agrega Orosei.

¿Qué significa esto para la vida?

Por ahora, nada definitivo.

“Desde hace tiempo sabemos que la superficie de Marte es inhabitable para la vida tal como la conocemos, así que la búsqueda de vida en ese planeta se concentra ahora bajo la superficie”, explica a la BBC Manish Patel, profesor de la Open University, en Reino Unido.

“Ahí es donde conseguimos suficiente protección de las radiaciones dañinas y la presión y la temperatura se elevan hasta niveles más favorables. Más importante aún, esto permite la existencia de agua líquida, algo esencial para la vida”, agrega.

Este principio de buscar el agua es clave para la astrobiología, el estudio de potencial vida más allá de la Tierra.

Así que, aunque el hallazgo sugiere la existencia de agua, no confirma nada adicional.

“No estamos más cerca de realmente detectar vida. Lo que hace este descubrimiento es darnos la ubicación acerca de dónde buscar en Marte. Es como el mapa de un tesoro, excepto que en este caso habrá muchas X’s marcando los sitios”, dijo Patel.

La temperatura del agua y su química también podría suponer un problema para cualquier potencial organismo vivo en Marte.

Para permanecer en estado líquido en esas frías condiciones (los investigadores estiman que la temperatura oscila entre -10 C y -30 C), es probable que el agua contenga muchas sales disueltas.

“Es probable que el agua sea extremadamente fría y muy salada, lo que sería bastante difícil para la vida” explica Claire Cousins, astrobiologa de la Universidad St. Andrews, de Reino Unido.

Una misión ambiciosa

Pero las características de este lago hallado bajo la superficie de Marte aún deben ser verificadas por investigaciones posteriores.

“Lo que debe hacerse ahora es repetir las mediciones en otra parte para buscar por signos similares y, de ser posible, examinar otras explicaciones posibles para -esperamos- descartarlas”, señala Matt Balme de la Open University.

“Quizá, esto podría servir de estímulo para el lanzamiento de una nueva y ambiciosa misión a Marte para perforar en este depósito de agua enterrado, como se ha hecho con lagos subglaciales encontrados en la Antártica”, añadió.

Con anterioridad, algunos científicos habían asegurado que encontraron vida bacterial en las profundidades del lago Vostok, en la Antártica, pero realizar estas perforaciones en Marte será realmente algo ambicioso.

“Llegar allá y obtener la evidencia final de que esto es en realidad un lago no será una tarea fácil”, afirma Orosei.

“Exigirá llevar hasta allá un robot que sea capaz de perforar a través de 1,5 kilómetros de hielo, lo que ciertamente requerirá unos desarrollos tecnológicos que en estos momentos no están disponibles”, advierte.