Se pronostica una ola verde en América Latina: aborto legal

Por Alejandra Vizcarra Jonsson

Verde: serenidad, armonía, fertilidad. Así se define el movimiento pro aborto a través del continente. “La ola verde” que ha sacudido la región se ha convertido en un mareaje que arrasa y se expande por toda América Latina. Actualmente, el movimiento se encuentra encaminado a un cambio, no sólo en la mentalidad de la población, sino en las legislaciones que aprueban el aborto. Los únicos lugares en el territorio que apoyan legalmente la ola verde son Uruguay, Cuba y la Ciudad de México. Del otro lado de la balanza se encuentra el resto de Latinoamérica con una prohibición absoluta del aborto en algunos países, y en otros sólo en ciertos métodos.

A pesar de las represiones, los insultos y las prohibiciones, América Latina y sus mujeres siguen luchando e insistiendo para encontrar una respuesta urgente a este llamado de emergencia: su vida. Los métodos abortistas clandestinos traen consigo graves consecuencias como pérdida excesiva de sangre, infecciones vaginales y abortos incompletos. Según el Instituto Guttmacher, en 2014 el 10% de muertes maternas en América Latina y el Caribe fueron ocasionadas por abortos inseguros. Una de las causas es que más del 97% de las mujeres fértiles latinoamericanas viven en países con leyes en contra del aborto. Sin embargo, hay dos países cuyas legislaciones abortistas han estado sobre la mesa, pero sus historias son diferentes.

Argentina: #NiUnaMenos en el Congreso

9 de agosto, el día que se paralizó Buenos Aires. La Cámara de Diputados emitió su votación 38 contra 31, más dos abstenciones. Se perdió la votación a favor de la legislación pro aborto, sin embargo la pelea continúa y la ola verde sigue moviendo a los argentinos.

Las jóvenes legisladoras que unificaron fuerzas para establecer legalmente el derecho al aborto continúan utilizando la pañoleta verde que las identifica. Por otro lado, los líderes de la Iglesia católica y la población conservadora triunfó en la Cámara de Diputados al ser una fuerza aún más grande y poderosa en Argentina.

Pasar de una ley que permita sólo el aborto legal en casos de violación o cuando la madre se encuentre en peligro a legalizar el aborto para todas las madres, trae consigo implicaciones y medidas preventivas que estaban estipuladas en la ley. Sin embargo, Argentina no se encontraba en la situación ideal para aceptar ese cambio radical, como argumentó la contraparte.

Aunque la ley no fue aprobada por los diputados, las mujeres en América Latina se unieron al movimiento por redes sociales a través del hashtag #NiUnaMenos. La movilización de masas e inspiración que transmitía el hashtag trajo consigo debates y concientizó a la región. Una necesidad al cambio, un cambio por la seguridad de las mujeres.

Chile: de la prohibición a la legislación

Despenalizar el aborto no es cuestión de un día, ni de una persona, ni de una tendencia. Es cuestión de una concientización global, en donde los derechos a las mujeres tienen que establecerse en la ley para hacerse valer. El caso de Chile no fue éste debido a las letras pequeñas que se encontraban debajo de cada cláusula en las legislaciones.

En uno de sus artículos, Sofía Benavides relata la historia sobre este país. Comienza en septiembre de 2017, cuando Chile promulgó la ley llamada “Despenalización del aborto por tres causales”. Las causas a las cuales hace referencia la ley son: la vida de la madre se encuentra en riesgo, el feto no puede nacer por causas externas a la madre y el embarazo es producto de una violación. La última causa para abortar tiene un plazo de 12 a 14 semanas, mientras las otras dos son sin plazo definido.

Aunque parezca un paso pequeño para la sociedad pro abortista, es un gran paso para Chile. Esto se debe a la completa prohibición que Augusto Pinochet había decretado hace 28 años y en septiembre del año pasado fue derrocada.

¿Y ahora qué?

Es verdad que no todas las historias terminan en éxito, pero eso no significa que esta historia haya terminado. Se cierra un capítulo en Argentina y en Chile. La lucha sigue. La situación ha mejorado a comparación de hace unos años, aunque eso no significa que hayamos llegado a la cima y alcanzado el éxito. Legalizar el aborto es necesario para otorgarles a las mujeres el derecho de decidir sobre sus cuerpos. Abogar por sus derechos sexuales y dejar el aborto clandestino en el pasado, junto con el 10% de mujeres que fallecieron sin contar su historia.

Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir. La ola verde ha esparcido su ideología por América Latina y el continente se está pintando de verde. Los paliacates se han vuelto una moda entre la sociedad y la decisión dejar el aborto clandestino una tendencia.