Monitor Nacional
Seguimos en el país de los contrastes
La madriguera del conejo | Gildardo Holguin
21 de marzo de 2017 - 1:42 pm
petrolera
Hace algunos días se cumplió un aniversario más de un evento del cual todos los mexicanos deberían celebrar o por lo menos recordar

La expropiación petrolera marcó un hito en la historia de nuestro país, en medio de incertidumbres y cuestionamientos sobre la soberanía, México en manos del Presidente Lázaro Cárdenas del Río, nacionalizó algo que nadie hubiera pensado que se podía: el petróleo. El futuro no podía ser visualizado de una mejor forma: México por fin daría el gran salto y dejaría de ser el del “ya merito”. La ley de gravedad de Newton: Todo lo que sube tiene que bajar no encajaba en la lógica de nuestros gobernantes. Mucho menos para “Jolopo” que cuando Cantarell fue encontrada lo único que pudo decirles a los mexicanos es que dejaríamos de ser un país de contrastes gracias al oro negro.

Estamos en el 2017, a 79 años de la expropiación petrolera, la gallina de los huevos de oro por fin se murió, sin embargo, se siguen conmemorando los tropiezos, la corrupción y el amiguismo político que llevó a esta situación. ¿Qué celebramos señor presidente? A un PEMEX corrupto que a lo largo de toda su historia ha funcionado para llenar los bolsillos de quien entra y sale. Seguimos siendo el mismo país de contrastes, un país que hace suyas las derrotas para convertirlas en victorias, o que las victorias pírricas las convierte en heroicos triunfos. No menos precio lo que hizo Cárdenas para mí fue, es y será el mejor Presidente de nuestra nación, el detalle está en lo que vino después: la incapacidad para poder aprovechar los recursos y transformar a México desde la raíz.

TAGS: , ,