Monitor Nacional
Semana Internacional de solidaridad con los pueblos de los territorios no autónomos
Construir el conocimiento | Gabriel Quezada
23 de mayo de 2016 - 6:58 pm
columna
Los casos tienen un denominador común: las sociedades asentadas en los territorios, no han solicitado la intervención extranjera

En pleno siglo XXI, aún existen territorios que no han alcanzado su independencia, debido a la intervención de potencias extranjeras que los han invadido, violando el derecho internacional y a través del ejercicio del poder militar, económico o político que se impone sobre reclamos de países que deberían en algunos casos ejercer su soberanía sobre ciertas zonas, o bien, de estados que deberían ya haber alcanzado su independencia.

Los casos tienen un denominador común: las sociedades asentadas en los territorios, no han solicitado la intervención extranjera que ha generado la satisfacción de intereses de los invasores sin considerar la voluntad popular.

El pretexto para esas injerencias, en algunos casos, ha sido que existen ciertos países que “son incapaces de gobernarse” y por lo tanto requieren que haya otros “tutelándolos” para alcanzar su autonomía y soberanía. En particular, resaltan con casos vigentes de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, España, Marruecos y Nueva Zelandia.

En la actualidad, existen 17 territorios no autónomos, a continuación la lista de países invasores –o “Potencias administradoras”-, y los territorios intervenidos: 1) Estados Unidos. Guam, Islas Vírgenes de Estados Unidos y Samoa Estadounidense; 2) Reino Unido. Anguila, Bermudas, Islas Caimán, Islas Malvinas, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Montserrat, Islas Pitcairn y Santa Elena; 3) Francia. Nueva Caledonia y Polinesia Francesa; 4) España. Gibraltar; 5) Marruecos. Sahara Occidental, y; 6) Nueva Zelandia. Tokelau.

A los caos mencionados se les puede agregar, Puerto Rico y Guantánamo, el primero bajo la figura de “Estado asociado” y el segundo bajo invasión estadounidense sin autorización del Estado cubano (para variar habría que agregar la larga lista de violaciones a derechos humanos que se generan en el reclusorio que se encuentra en ese lugar).

El 8 de diciembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas, emitió la resolución 54/91, en la que instituyó que anualmente se llevara a cabo la Semana de Solidaridad con los pueblos de territorios no autónomos, la cual abarca del 25 al 31 de mayo.

En el artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas se hace referencia a los territorios no autónomos como aquellos que no han alcanzado todavía la plenitud del gobierno propio. Con el aval del término y su práctica en la institución, en el pasado había más territorios con dicho estatus, sin embargo, con el proceso de descolonización, el número disminuyó.

Bajo este contexto, varios estados miembros de la ONU, han instado a las Potencias administradoras a que tomen medidas que garanticen los derechos de los pueblos de los territorios no autónomos con miras a que cuenten con la disposición de recursos naturales, incluida por supuesto la tierra, y a que establezcan y mantengan el control del aprovechamiento de esos recursos en el futuro; además, han realizado exhortos para que se protejan los derechos de propiedad de los pueblos que yacen en dichos territorios.

Es necesario que se continúen sumando esfuerzos para manifestar posturas comunes que lleven a los países pacifistas y con políticas exteriores de respeto a la autodeterminación de los pueblos, para que insten a los estados invasores a retirarse de los territorios bajo su dominio y permitir el desarrollo autónomo en las esferas: económica, política, social, jurídica, cultural y religiosa.

Uno de los países que más puede contribuir por su tradición pacifista histórica es México, ya que se ha opuesto al abuso de países que tienen injerencia en otros bajo la violación de la igualdad jurídica que contiene el derecho internacional. Así es posible recordar que nuestro país puede ejercer su política exterior de solidaridad con los pueblos de los territorios no autónomos, mediante la aplicación de principios consagrados en el artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los cuales son: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales.

Es necesario que en el presente siglo, se superen las políticas intervencionistas de países que ejercen su poder en la política internacional, fuera de todo derecho, ya sea el derivado de las normas internacionales, o incluso el que cada pueblo debería codificar para regular a su sociedad y permitir el desarrollo pleno a través del ejercicio de todas las prerrogativas que soberanamente se reconozcan y se promuevan, con base en su autodeterminación.

TAGS: , ,