Ver más de Opinión

“Si” al Sindicalismo, “No” al Charrismo Sindical

 

Un poquito de etimología sobre la palabra “sindicato” se dice que viene del griego y otros del latín sindico, al final este era un tribuno o el abogado delegado de defender a un grupo de campesinos o gente pobre frente a los tribunales de justicia.  

Además, debemos recapitular que el sindicalismo es el fruto del proletariado que se enfrentó a la Revolución Industrial. Ya que estaba meramente prohibido el derecho a la asociación, porque la clase burguesa tenía miedo que se manifestará la clase proletaria, como ellos lo hicieron con la nobleza en su momento. Recordemos que los capitalistas ven a la maquinaria y a los medios de producción como el modo actual más integro para aumentar sus ganancias, para el proletariado es y debe ser siempre la unión sindical ya que es la mejor forma de proteger su trabajo y hacer valer sus derechos laborales frente a su patrón.

Desde la revolución industrial a la actualidad el sindicato debe servir como la defensa del proletariado, para que esto se pueda concretar se requiere de la asociación del proletariado.

La propia revolución industrial cabo su tumba porque miles de obreros se unieron por una misma causa y con ello el sindicalismo surgió.

Gracias al socialista utópico y empresario Robert Owen en 1830, en Inglaterra se consolido la “Asociación Nacional para la protección del trabajo”, posteriormente en 1835 surgió un nuevo movimiento, el cual exigía una reforma electoral que contemplara a todos los sectores. A causa de la crisis industrial y comercial de 1836, que dejo sim empleo a miles de obreros, en Londres se organizan William Lovett, Henry Hetherington, John Cleave, y James Watson para fundar la “Asociación de Trabajadores Londinenses”. Esta obtuvo su nombre de la Carta del Pueblo (People’s Charter), un documento escrito el 7 de junio de 1837 en el British Coffee House de Londres, que fue enviado al Parlamento del Reino Unido en 1838.

En 1864 se funda la I Internacional, dicha organización agrupo a sindicalistas ingleses, anarquistas, socialistas prusianos y franceses junto con italianos republicanos, en dicho grupo se encontraban Marx, Engels y Bakunin.

Con el paso del tiempo el proletariado logro que los gobiernos de los diversos países capitalistas aceptaran el derecho a la huelga, cuando sean rechazadas demandas lógicas y justas.

El “Charrismo Sindical” surge desgraciadamente en nuestro país en el sexenio del presidente Miguel Alemán Valdés, cuando un 18 de octubre de 1948 el charro Alfonso Ochoa Partida se hizo con el Sindicato de Ferrocarrileros a través de una alianza con la policía y guardia presidencial, a este acto se le conoce como “El Charrazo”, por lo tanto, a la acción de traición de un líder sindical hacia sus agremiados se le conoce como charrismo.

Con el paso del tiempo hemos tenido a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) como un Sindicato meramente Charro y con cargos vitalicios ya que todos sus Secretarios Generales a excepción de Vicente Lombardo Toledano, han sido o fueron serviles al priismo y además se enriquecieron hasta mas no poder, Fidel Velázquez Sánchez y Joaquín Gamboa Pascoe han sido de lo peor de la CTM.

Otro charro sindical ha sido Carlos Antonio Romero Deschamps que desde 1993 hasta la fecha es líder sindical del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y como buen militante priista ha sido diputado federal en tres ocasiones y dos veces senador, además que se la ha criticado de enriquecimiento ilícito por la vida burguesa de su familia.

Y para finalizar no podemos olvidarnos de la guapísima Mtra. Elba Esther Gordillo Morales quien fue la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) por 23 años y si también fue militante del PRI de 1970 a 2005 año de su expulsión del partido. Se le acuso en 2013 delito de operación con recursos de procedencia ilícita.

Para concluir el proletariado debe luchar por sindicatos dignos, justos y que busquen el bien de los trabajadores y todo aquel líder sindical charro expulsarlo y si es todo un sindicato charro es disolverlo, ya que estos son parte integral del Estado y no pueden estar contaminados. La única forma de sacar adelante las luchas del proletariado es la autoorganización, la extensión de las huelgas y la formación de comités que las coordinen entre sí.

Twitter; @Roy_Gonzalez19