Sin censura

Creo firmemente en nuestras instituciones, creo en un país lleno de mentes brillantes; pero en su mayoría tenemos comunidades olvidadas por nuestro gobierno e ignoradas por algunos otros.

Levantarse diario escuchando en la radio, viendo en la televisión o ahora en los medios digitales lo trágico que es el día a día en nuestro México es muy común. Paso más horas al día leyendo noticias de las que paso viendo televisión y los medios verdaderamente confiables muestran una cruda realidad de nuestro país.

No tengo las ganas de hablar mal del gobierno, ni mucho menos la intención de atacar a alguna figura pública y esto por supuesto para evitarme un sin fin de problemas como lo que algunos periodistas pasan cuando hacen bien su chamba.
Lo que deseo es pedir a los lectores que compartan de sí mismo cosas buenas con su entorno, con su gente y con los que estén cerca aunque no sean sus mejores amigos.

Tenemos una oportunidad para lograr que nuestro país sea distinto del que ahora vemos y ese cambio se encuentra en nosotros; las posibilidades de vivir mejor pueden ser infinitas con ayuda de todos. No crean que quiero hacer un discurso nacionalista ni mucho menos.

Me he dispuesto a separar mi basura a pesar de que el servicio de colecta la revuelve al subirla al camión, también me he comprometido a mantener limpia mi calle, incluso me dispongo a llevarme bien con mis vecinos y miren que es un gran esfuerzo.
Hay actitudes en nosotros que generan problemas, lo cual es una macha más de retroceso para nuestra sociedad; la discriminación que por mucho que la digamos de burla es un atropello total a la vida de otros y ni se diga el conformismo.

Es cierto que existen muchas ofertas de trabajo pero con sueldo humillantes que se burlan de la misma clase trabajadora; pero en una mayoría los desempleados se vuelven conformistas en la idea de esperar la oportunidad de su vida.
Es aquí donde debe entrar nuestra conciencia; mantenernos activos, buscando oportunidades, dando lo mejor cada día y aunque la tristeza, el enojo, la indiferencia nos pretendan tomar debemos seguir adelante.

Entonces te invito a que trates de no tener pleitos en tu familia que muchas ocasiones ni siquiera tienen importancia, te invito a que no permitas que otros atropellen tus derechos, te invito a que busques mejores opciones de vida, te invito a que ayudes a una persona en situación de calle, a que le des agua a un perro que no tiene hogar. También te pido que no hagas chistes que se burlen de la integridad de otros, que enseñes a tus hijas a que un hombre no es el que manda, te pido no descuides a los ancianos que muchas veces ya se sienten vacíos.

Te recuerdo que el amor no duele y que una persona que golpea no te ama, te recomiendo que hables antes de gritar y que ames antes de hacer daño; y por último te invito a que leas mucho y a que salves a este país.