Ver más de Emprende seguro

Sin inflación

Después de la inflación del puente Guadalupe-Reyes nos despertamos (me refiero a los que ya despertaron) con la noticia de la baja en el precio de la gasolina, lo primero que me dijo el Agrio —incluso antes de felicitarme por el año nuevo— fue: «Entonces, ¿me tengo que poner muy contento porque el tanque de gasolina que antes me costaba $500.00  ahora me va a costar $485.00 —con el 3% en la baja del precio—?».

Y como siempre, vamos por partes: primero, una baja en el precio de un bien —en este caso la gasolina—, impacta en la fabricación de otros bienes, por tanto, la baja en el precio de la gasolina ayuda a que muchos bienes que requieren este insumo en su proceso de producción tampoco suban de precio, la buena noticia es que se va a contener la inflación en muchos bienes.

Este año se hablará mucho de la inflación (no la del puente, sino de la economía), pues esta es como la presión arterial del cuerpo humano, mientras todo este normal nadie se acuerda de tener la presión controlada, sin embargo, cuando sube —la presión y la inflación— la situación genera muchos nervios. Existen muchas definiciones de inflación, la que a mí más me gusta es la de mi amigo Garcilaso: «Inflación es un ladrón silencioso que todas las noches viene y te roba un poco de tu dinero sin que te des cuenta, al día siguiente sabes que te visitó porque con tu mismo dinero puedes comprar menos cosas (bienes, dicen los economistas) que el día anterior».

Por lo tanto —y como siempre pecando de optimista—, el petróleo se vendía en más de USD 100 hace un año y ahora se vende cerca de los USD 40, esto se vio compensado por la devaluación del peso de $12.80 a $17.40. México recibe dinero de dos grandes fuentes: las remesas que envían los paisanos que están trabajando en Estados Unidos y los ingresos generados por la venta de petróleo así que:

  • Si los paisanos están enviado más dólares a México es porque la economía de Estados Unidos está mejorando notablemente.
  • Aún si hubieran enviado los mismos dólares, estos ahora se transforman de $12.00 en $17.00 pesos por dólar, entonces tenemos dos tantos a favor, uno en el que se reciben más dólares y otro en el que éstos se transforman en más pesos.
  • Por otra parte, antes se vendían barriles de petróleo de USD 100 de $12.00 pesos, ahora se venden barriles de USD 40 de $17.00 pesos, si bien bajó el precio del petróleo —en términos de pesos—, la baja no se resiente tanto a nivel país.

El siguiente punto a dar seguimiento es el crecimiento como país, se espera crecer un poco más respecto al año pasado —nada excepcional en términos generales—, sin embargo, si vemos como está el mundo, México está creciendo a tasas mucho mayores que sus vecinos latinoamericanos; en medio de un mundo en donde apenas se está creciendo, no es de extrañar que se está atrayendo inversión extranjera, dadas las condiciones económicas que presenta el país.

Ahora, al igual que después de las fiestas, los importante es mantenernos en esta dirección por mucho tiempo para que se empiece a notar en los bolsillos de los mexicanos y los reyes magos te traigan muchos regalos. En síntesis, este año inicia bien sin inflación, recibiendo más dólares de las remesas y éstos transformándose en más pesos, pues sólo falta que hagas tu parte.

Nos leemos la próxima semana en «Emprende seguro», por cierto, si formulaste muchos propósitos de año nuevo, más vale que inicies pegando desde ahora⬦