Sin temor y sin justicia

Hace muchos muchos años existió un pensador llamado San Agustín, el cual escribió varios textos y una de sus ideas principales es que la única diferencia entre una banda de ladrones y el gobierno es que este último imparte justicia, lo cual es un concepto bastante interesante porque si pensamos cada cuando es que ésta idea se realiza, sin duda podemos darnos cuenta de que muchas veces en nuestro país la justicia solo es un deseo y/o esperanza. Este concepto obviamente trasciende desde una óptica política católica-cristiana.

Ahora bien si pensamos en otro gran teórico político como Maquiavelo, es claro que una de sus más grandes máximas no se actualiza en nuestro país. El dijo, que más vale ser temido que ser amado porque el ser temido está en tus manos y el ser amado sólo puede estar en el corazón de los otros.

Últimamente nuestro país vemos que el tema de la Suprema Corte de Justicia se está intentando politizar y no que esta Suprema Corte siga brindando o aún mejor, brinde un mejor servicio de justicia a todo nuestro país.  Con las sucesiones amañadas y subordinadas a otros poderes (partidos políticos) la JUSTICIA, se convertirá en solo un buen deseo dentro de nuestras fronteras. Si así con un poco de independencia de la SCJN, vemos cuantos miles de muertos y desaparecidos hay en nuestro país, imaginen el escenario cuando esa independencia se pierda en un poco tiempo.

Por el otro lado, vemos exgobernadores como el de Nuevo León que lejos de ser temido, él mismo está muerto de miedo ante la posibilidad de que su sucesor inicie acciones legales en su contra.

Vemos otro ex gobernador como el de Colima, que fue baleado ayer, lo que sin duda nos indica que tampoco es temido. Otro ejemplo es el ex mejor alcalde del mundo Marcelo Ebrard que lejos de ser temido ha sido vapuleado. O como último ejemplo podemos ver a la CNTE, una organización otrora poderosa y que hasta ayer llegó su reinado de terror; ayer se demostró que ya no tiene el poder por el que alguna vez fue temida.

Y qué decir del gobierno federal que lejos de ser temido muchas veces los mexicanos se ríen de las decisiones y actuaciones que nos regalan. Ejemplo de esto son la casa blanca, OHL, Grupo Higa, la respuesta de la primera dama sobre la Casa Blanca, las metidas de pata del presidente y algunos de sus funcionarios más importantes Etc.

Así que aquí tenemos un país en donde no hay ni justicia ni temor, ⬦ni San Agustín ni Maquiavelo…

Ya veremos en qué se transforma esto, y ojalá que México llegue algún día a ese estado de escrito por Montesquieu quien dijo que: “El principio del gobierno democrático es la virtud⬝, o si atendemos a lo dicho por Thomas Jefferson: “La clave de un buen gobierno se basa en la honestidad⬝.