Monitor Nacional
Summerhill
Senectud lozana | Francisco Jimenez
10 de junio de 2016 - 8:06 pm
columna
El modelo pretende interesar a sus alumnos a través de la libertad para que la educación sea vista como un juego

Fundada en 1923 por el educador Alexander Sutherland Neill, Summerhill es una escuela con un concepto no muy convencional si se compara con otras instituciones educativas. Lo interesante de Summerhill es que pretende otorgarle al alumno los mismos derechos que a los maestros o los padres, en pocas palabras, el alumno puede decidir sobre lo que él o ella desee cuando se trata de su educación.

Esta idea ha sido problemática para la escuela en su historia ya que muchos padres no creen que sus hijos deberían tener la libertad de decidir sobre lo que van a aprender. Este hecho nos indica cómo estamos fallando en el ámbito educativo. El modelo de Summerhill pretende interesar a sus alumnos a través de la libertad para que la educación sea vista como un juego o una actividad de interés en vez de una obligación o castigo. Es crucial tener un sistema educativo como este ya que el alumno retiene la información más fácilmente y realmente le interesa.

Neill logró interesar a sus alumnos por asistir a clases con varias estrategias: ellos podían decidir si metían una materia o no, no tenían que cursarla forzosamente; ellos eran igual de importantes que los maestros o padres, podían votar por lo que deseaban; los exámenes consistían en no más de 5 preguntas que eran cómicas y nada serias; Neill no imponía reglas, no se dejaba ver como la autoridad al ser el director sino como un hombre que podía ayudar.

Estos elementos permitieron que los alumnos se auto-regularan; si un alumno faltaba a clases, los demás lo impulsaban para volver porque si no se atrasarían, los exámenes no provocaban estrés ya que los alumnos realmente aprendían, no eran del todo necesarios. Los alumnos aprendían que tienen ciertas responsabilidades y si ellos decidían no cumplirlas, sería su decisión.

Al final, los egresados se caracterizaban por ser alumnos muy creativos que buscaban ser felices con su trabajo. Muchos han logrado ser bastante exitosos ya que aprendieron a interesarse por lo que hacían. El sistema educativo de Summerhill incluso se puede comparar al de Finlandia, que es considerado uno de los más efectivos del mundo.

Summerhill ha sido una escuela liberadora, que se ha enfrentado con gente que no piensa igual, pero que ha demostrado tener éxito en lo que hace. El modelo incluso existe en un país entero, probando su efectividad. Esperemos que algún día llegue a nuestro país también.

TAGS: ,

Notas Relacionadas