Monitor Nacional
Tarea pública
En Contexto | Fernando Suárez
29 de septiembre de 2015 - 9:05 am
Policía-MN
Para ningún mexicano es desconocido que desde hace años han existido alcaldes o gobernadores que han tomado la decisión de “hacerse de la vista gorda”, cuando se presentan hechos ilícitos en sus jurisdicciones

Un tema en el cual coincido medianamente con Enrique Peña Nieto: se trata del problema de la inseguridad, al que con un inusitado vigor se refirió este martes 22, al inaugurar en el Estado de Morelos, unas instalaciones militares que integrantes del 108° Batallón de Infantería. Durante su campaña presidencial criticó el modo como lo había enfrentado Felipe Calderón, aun se sigue enfrentando de similar manera.

Pero no quiero comparar métodos ni resultados, sino llegar al meollo de la cuestión, que es éste: que desde la perspectiva del Presidente no le toca sólo al Gobierno Federal “asumir la plena responsabilidad frente a los índices de criminalidad y al clima de inseguridad que se vive en distintas partes del territorio nacional”, sino que “ésta es una tarea” en la que deben comprometerse “todos los órdenes de gobierno, al federal, estatal y municipal”, sin distinguir o diferenciar “el origen partidario de cada gobierno”, ni sus afinidades o “preferencias ideológicas”. Verdad es.

Para ningún mexicano es desconocido que desde hace años han existido alcaldes o gobernadores que han tomado la decisión de “hacerse de la vista gorda”, cuando se presentan hechos ilícitos en sus jurisdicciones y lo mismo puede afirmarse de las policías en turno. Pero muchas veces las policías sin dejar a un lado su escasa preparación están secuestradas por los mismos dirigentes de gobierno. Donde regularmente llegan tarde o no se presentan a donde ocurren delitos; e igual se puede decir de los inoperantes Ministerios Públicos, que cuando las partes acusadoras van a denunciar agravios, quieren todo peladito y en la boca.

Pero si traducimos a nuestra realidad cotidiana, el desesperado mensaje que el presidente Peña Nieto transmitió en Jojulta, éste quiso decir, sin malabarismos políticos: “¡Hey, virreyes (gobernadores) y terratenientes (alcaldes), no se hagan péndulos y pónganse a trabajar, que sus policías devenguen sueldos!”.

En ese sentido, como lo comenté antes, el Ejecutivo Federal tiene razón, pero le ha hecho falta el kilotaje para fijar unos pequeños detalles, cual, a la actuación corrupta de una parte de nuestra sociedad, quien también comete toda serie de irrespeto a los reglamentos y leyes.

“EL BUEN JUEZ POR SU CASA EMPIEZA”

Una parte de la población mexicana está corrompida, y quiere seguir viviendo sin trabajar, y no solo esos que se dedican a los negocios ilícitos que les brinde mayor cantidad de recursos, sin tener que sudar diariamente para “ganarse el taco”. Bueno si sudan pero desvergüenza, así también a los que abusan de los programas sociales, donde muchos beneficiarios de estos programas están por pago de favores u otras similares acciones nefastas y de poca calidad moral, Eso es lo que no se vale que unos mantengan a otros por la simple comodidad, desidia o conchudismo de las personas, aunado también a la ineficacia de los actores gubernamentales para establecer mecanismos de prevención delictiva y de prevención empresarial.

¿Qué ha pasado con esa porción de la sociedad?

No falta quien opine que todo ello se debe a “la falta de oportunidades laborales, a los bajos salarios”, a la ignorancia, falta de educación y otras causas por el estilo. Pero, ¿cómo explicar, entonces, la existencia de los criminales de cuello blanco, de los rateros de alta escuela y de los funcionarios gubernamentales que, teniendo formación universitaria y carreras políticas, también cometen delitos o tienen vínculos efectivos con instancias ilícitas?

“Detrás del gobierno visible se halla entronizado un gobierno invisible que no debe lealtad a nadie y no reconoce ninguna responsabilidad hacia el pueblo. Destruir ese gobierno invisible, denunciar la blasfema alianza entre la corrupción económica y corrupción política, es la principal tarea del estadista de nuestros días.”

Theodore Roosevelt

TAGS: , , , ,