¿Tatuajes o corbatas?

Me he preguntado una infinidad de veces ¿Una persona con un coeficiente intelectual alto, puede perder sus capacidades o habilidades después de realizarse un tatuaje?

En muchos lados he escuchado críticas muy fuertes sobre las personas que poseemos algún tipo de tatuaje, incluso entre los miembros de mi familia. Aún recuerdo que uno de mis primos se puso a darme toda una cátedra moral sobre lo que implica estar tatuado y las millones de oportunidades que perdería por ello.

Debo confesarles que me tiene sin cuidado lo que mi propia familia opine sobre las decisiones que quizá más adelante yo pueda tomar; pues desde hace ya un tiempo me decidí a progresar sin dejarme llevar por los sabios consejos de la familia que en muchas ocasiones no son compatibles con mi ideología.

Hace un par de días tuve una platica con Julio Canseco; he de confesar que es bastante bueno en esto del trato personal y por lo que me contó lleva 17 años en este asunto de los tatuajes. Sin duda desde mi punto personal considero que existen buenos y malos tatuadores, no todos tienen buenas técnicas, muchos de ellos se sienten paridos por algún Dios y te piden que les agendes citas con semanas de anticipación.

Mis respetos para todos aquellos que plasman arte sobre la piel, con los cuidados  sanitarios adecuados y una buena técnica.

Mientras Julio plasmaba una catrina de muchos colores, me contaba como comenzó su vida en esto y definitivo coincido en que uno sabe para lo que ha nacido. Entre la conversación yo le comentaba lo difícil que es ingresar a algunas empresas por el asunto mismo de tener un tatuaje.

Quiero mencionar esto pues es muy importante que nos detengamos a pensar que las empresas que rechazan a los candidatos tatuados, están ejerciendo una constante y fuerte discriminación en contra de un acto de expresión. Quisiera que me demuestre cualquier empresa refresquera si sus repartidores son menos capaces de conducir por tener un tatuaje en el brazo o en la espalda; también me encantaría que los bancos muestren como un asesor financiero olvida todo lo aprendido en la universidad después de realizarse un símbolo de su agrado a 4 tintas y en un estudio.

Es muy cierto que la imagen vende, lo sabré yo como publicista que soy y aún así considero que muchas de las imágenes o concepciones de “persona bien⬝ están muy mal fundados en hombres de traje y expresiones apegadas a lo moralmente aceptado.

Es verdad que una persona tatuada siempre causará una mala impresión; pero un tatuaje no le quita las capacidades o habilidades que ya tiene. También debes tomar en cuenta que si vas a realizarte un tatuaje lo pienses detenidamente, tengas un motivo claro, duradero y acudas a un sitio que cuente con todas las normas de seguridad e higiene.

No nos enfrasquemos en que sólo los delincuentes están tatuados; pues en mi México lindo y querido hay muchos que no necesitan tatuajes para quitarle al prójimo lo que se ha ganado con el sudor de su frente.