Ver más de Espectro, Opinión

Temas a seguir en medios y telecom

1. Desaparición de la Subprocuraduría de Telecomunicaciones, Profeco. Al parecer en la 4T están por desmantelar la subprocuraduría de Telecomunicaciones de la Profeco, a cargo de Agustín Pineda. Lo estarían haciendo para generar ahorros, al compactar estructuras. Hasta ahora se van a suprimir dos delegaciones estatales, ocho subdelegaciones, pero, sobre todo, se están eliminado todas las plazas de niveles directivos en la subprocuraduría. Así, los funcionarios capacitados y probados para defender a los usuarios contra los abusos de las grandes empresas de telecomunicaciones se irán a su casa a fin de este mes. En la misma lógica de que es igual defender a consumidores de abusos en el precio de la tortilla que en las telecomunicaciones, se cancelaron los convenios para hacer maestrías en telecomunicaciones y de tecnologías de información con el Infotec, dependiente del Conacyt.

Con todo ello, la capacidad del Estado para prevenir, detectar y combatir abusos de empresas de telecomunicaciones quedará muy mermado. Quizá quisieran hasta desaparecer a la propia subprocuraduría, pero aún no pueden, pues dicha área está plasmada en la Ley de Telecomunicaciones, por lo que para desaparecerla, tendrían que cambiar, antes, la ley vigente.

La subprocuraduría de Telecomunicaciones, desde su nacimiento (2015), desarrolló acciones eficientes en defensa de los derechos de los usuarios: una herramienta en línea para conciliar con los grandes operadores de telefonía; la Carta Mínima de los Derechos de los Usuarios que los operadores deben dar a conocer a sus clientes al momento de contratar sus servicios; o la acción colectiva que la Profeco ganó a Nextel logrando recuperar millones en cobros indebidos, en perjuicio de 4 millones de usuarios, en el periodo 2012-2014.

Así, en pocos años, esta subprocuraduría hizo una labor importante. Hoy en día, en México, hay más contratos de servicios de telecomunicaciones que personas, pues se estiman 200 millones de usuarios. Reducir el presupuesto y la capacidad de atención de la Profeco en estos temas es una muy mala noticia para los consumidores y una gran noticia para todas las empresas del sector telecomunicaciones que podrán regresar a cometer abusos. Ojalá se rectifique.

2.- Las iglesias y su acceso a medios de comunicación. En el Senado de la República se preparan adecuaciones a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público. Las últimas que se hicieron, como si fueran tabú, datan de la época de Carlos Salinas de Gortari en 1992, hace casi 30 años.

El Senado, por conducto del coordinador de Morena, Ricardo Monreal, busca modernizar aspectos fundamentales en la Ley que el tiempo y el México del siglo XXI han dejado atrás. Para ello, ha tenido reuniones clave con las cabezas de varias de las iglesias más relevantes en el país.

Entre los temas que se planea ajustar están: la ampliación de libertades para ejercer el culto religioso; que las iglesias puedan recibir recursos; que tengan acceso a medios de comunicación, incluso para hacer publicidad; reconocer la formación religiosa en las escuelas privadas; y cómo administrar y pagar impuestos por el patrimonio de las iglesias.

Todos estos temas, al día de hoy, son una zona gris y qué bueno que el Senado se aliste a modernizarlos. Sin embargo, la nueva regulación no estará exenta de retos. Por un lado, hay quienes quieren que la relación del Estado con las iglesias y asociaciones religiosas siga, ya sea fría, o en la simulación absoluta. Por otro lado, hay iglesias que no buscan profundizar en temas de fe (pastoral) sino en el negocio y la política.

En este contexto, ha surgido a la luz pública información de que habría algunas iglesias inundando el sureste del país de estaciones clandestinas para forzar su regularización. Se reportan cerca de 400 ilegales. Tal como si fueran ‘autos chocolate’. Esto sucede en un momento en el que la Secretaría de Gobernación ha perdido áreas y personal que combatían la proliferación ilegal de estaciones, además de que también perdió el control de la Policía Federal, pieza clave para la realización de operativos tendientes a asegurar equipos clandestinos de radiodifusión.

Así que habrá que ver cómo avanza un tema que va a centrar la atención de mucho más que sólo las iglesias que operan en México.

3.- La recomposición de la radio. La radio nacional está teniendo ajustes y hay nuevos operadores en el cuadrante. Por un lado, surge El Heraldo Radio, al comprar estaciones en la Ciudad de México y Guadalajara que eran propiedad de Grupo Imagen. Al frente del nuevo grupo está Adrián Laris, radiodifusor de abolengo, exdirectivo de Radiópolis y actual Presidente de la Asociación de Radiodifusores del Valle de México. Una apuesta seria de Ángel Mieres, Presidente del Consejo de El Heraldo.

También, Grupo Televisa vendió a Grupo Alemán su participación en Radiópolis. Ahora, la familia Alemán será socia de la española Grupo Prisa, que detenta 50% de Radiópolis. Si el esquema de asociación no se modifica, Prisa tendrá el control editorial y los Alemán el financiero. Clave en la operación, el director general de la radiodifusora, Francisco Cabañas, dado que el due diligence fue un éxito y fácil de realizar, además de los interesados constatar el crecimiento en las audiencias y ventas en las plataformas tanto de radio como digitales.

Finalmente, Grupo Siete, de la familia Sánchez-Abbott, rompe su acuerdo de programación con Radio Centro, al ésta no poder pagar la renta por las estaciones, con lo que los Sánchez por primera vez operarán radio hablada en la Ciudad de México bajo el concepto ‘Generación X’.

Y Radio Centro está tratando de vender, para hacerse de liquidez, una veintena de estaciones en varias entidades federativas, pero la venta se les ha complicado pues está atada a continuar con los comunicadores que actualmente tiene en la Ciudad de México, lo que complica cualquier operación.

Así que, habrá más formatos en radio hablada y musical en la zona metropolitana de esta Ciudad, lo que siempre es bueno para las audiencias. Falta ver cómo se afecta la rentabilidad de los grupos radiofónicos ante un entorno de mayor competencia, pero no de crecimiento en el pie publicitario.
 

Twitter: @JTejado