Tradiciones panteoneras

Día de muertos, tan bello que es celebrarlo en nuestro México lindo y querido; lleno de colores, papel picado y fotos de nuestros seres amados. Algunos ponen cigarros, cerveza, tequila y cualquier cosa que sus familiares difuntos consumían cuando se encontraban entre nosotros.

De pronto llegamos a noviembre y como es tradición me decidí a poner una ofrenda en casa, todas las catrinas que tengo se sintieron llenas de color ya que nunca puede faltar la flor de cempazúchitl y uno que otro ramo de rosas rojas.

Acostumbrado por la tradición familiar visitaba el panteón cada año, llevaba flores y me decidía a rezar una oración por mi padre fallecido y abuelos a los que también de pronto les daba una vuelta. Este año y algunos años atrás deje de asistir, pues cambié un poco de creencias, ideología y tradiciones.

Nunca he tenido un gusto por recordar el dolor, ya que es lo primero que trato de evitar en mi vida. Las situaciones dolorosas no son algo que yo desee y en cuanto tengo la oportunidad de huir de un funeral, de una pelea o de una desilusión; simplemente me voy.

Prefiero mandar mis condolencias y no asistir cuando de muerte se trata, para no ver lagrimas por todos lados; incluso puedo decir que prefiero ignorar a mis amigos cuando me hablan de sus problemas graves, no porque no me interese sino porque no me agrada la idea de agobiarme con las cosas de otros.

Este año pude conversar con mi familia ya que vivimos un par de años alejados, me tomé el tiempo de explicarle a mi madre lo mucho que me incomoda la adoración a un cristo lleno de sangre y clavado en una cruz. Por lo tanto comenté mis motivos para no acompañarlos al panteón.

Me da mucho gusto que se siga manteniendo viva una tradición milenaria de adoración a los muertos, de recordarlos, adornarles y en algunos casos hasta llevarles serenata.  Siempre lo he dicho, a pesar de lo terrible que esté la situación en nuestro país; adoraré las tradiciones que caracterizan a mi México y respetaré las creencias de todo aquel que sea distinto a mi.

Por cierto, agradezco a Monitor Nacional por mantenerme vigente con ellos, ya que en muchos sitios las oportunidades se vuelven puertas cerradas para los que deseamos expresarnos abiertamente.

¡Feliz día de muertos¡

1

 

2