Tragedia o comedia

Es de notar cuantas veces el gobierno mexicano puede acertar pero es aún más impresionante cuánto puede fallar. El problema actual más importante de nuestras instituciones de gobierno es el hecho de que el Chapo, el Grande, la Tuta, el Mayo, el Azul, el Z40, la Barbie o los Arellano Félix son más conocidos y la sociedad sabe más quienes son que cualquier secretario de estado como el de Marina, Desarrollo Social o Salud. Esto sucede porque las acciones que hacen los criminales son más espectaculares, son más notorias e incluso me preocupa decirlo: más coherentes. Digo esto porque sabemos que el Chapo o el Mayo o cualquiera de estos citados arriba son coherentes con lo que son, son delincuentes, corruptores, asesinos, ladrones, traficantes, secuestradores y un sin fin más de adjetivos que los describen a la perfección.

En cambio el problema con nuestros gobernantes es que no son coherentes, sabemos que existen los encargados de seguridad que comienzan con el Presidente Enrique Peña Nieto, pasando por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong hasta el más humilde de los policías del municipio más pequeño de nuestro país. Sin embargo, de ellos no tenemos la certeza, de que esperar, más que en su discurso, pero es muy probable que nos toque observar y vivir otra cosa muy distinta de lo que se prometió en el discurso.

Como veo las cosas, la detención del Chapo puede ser una demostración de fuerza del gobierno federal, o puede ser la acción que haga fracasar electoralmente al PRI como partido gobernante, ya que siempre existe la posibilidad de que el Chapo se vuelva a escapar haciendo de este país y sus gobernantes, una COMEDIA o una TRAGEDIA.