Monitor Nacional
Transporte público que se vende como privado, monopolios vistos en los destinos de Tlaxcala
Oídos Sordos | Eduardo Silvestre
24 de junio de 2015 - 10:24 am
ATAH-MN
Camina, conoce, disfruta del destino, imagina, cambia y transforma, pero hagas, lo que hagas, jamás vendas tus pasos y jamás calles tus sentidos. ESHM

Pareciera ser tan común ver noticias relacionadas con accidentes y situaciones dudosas de la empresa ATAH, donde se mencionan ya sin sorpresa y como si fuera algo ya establecido en lo habitual, además, nadie los critica o en su defecto nadie dice nada.

En estos días, volvimos a saber que 17 lesionados fue el saldo de la volcadura de un autobús de esta empresa  ATAH (Autotransportes Tlaxcala, Apizaco, Huamantla), allá por el municipio de Ixtacuixtla, donde se justifican en medios informativos, que la unidad se quedó sin frenos y para evitar un accidente mayor, avanzó hacia una  zona de terrenos para que ocurriera el percance sin mayores daños.

Pareciera esto ser una gran hazaña, pero la realidad deja mucho que desear, a que me refiero, si uno se va al buscador de GOOGLE e ingresa “ATAH” la mayor parte de los resultados, hablan de accidentes o en su defecto, del aumento en los pasajes o malos tratos, difícilmente encontraremos resultados como empresa responsable o premio a la calidad o bien como empresa comprometida socialmente.

Porque escribo esto, la respuesta es que ATAH o igual conocido como “SUPRA” poco a poco se ha convertido en un monstruo, donde ya no existe control y pareciera que ellos rigen su propia ley, donde solamente una sola empresa de transportes tiene el destino a la Ciudad de México, y una empresa tiene el servicio de Apizaco a Santa Ana o Huamantla y así a infinidad de destinos dentro del estado.

Digan lo que digan y como lo manejen, ATAH es un MONOPOLIO es su pleno esplendor, donde él pone sus tarifas sin que SECTE pueda tener injerencia sobre de ellos o cualquier organismo regulador, ATAH o como muchos lo denominan en un lenguaje popular “ATAUDES , te guste, o no te guste su servicio, tienes que usarlo si trabajas fuera de Apizaco, Tlaxcala, Huamantla o santa Ana, ya no es por gusto, si no es por necesidad.

Soportar desde que llegas a su terminal, la gran ineptitud de sus empleados, su forma tan respetuosa de dirigirse a los usuarios, sus instalaciones con escasa o nula  limpieza, su malos tratos y aun así, soportar sus altos costos, vaya es una empresa de clase mundial, porque hasta disponen de servicio “EJECUTIVO” cuando  llenan los autobuses sin medir la comodidad de los que ocupan este servicio, ¿A dónde está PROFECO?, ¿A dónde están? Esas instituciones u organismos que protegen a los consumidores, jamás he escuchado alguien que levante la mano en serio para etiquetar o señalar estas anomalías.

Desgraciadamente, aquellos que defiende esta empresa, son aquellos que obtuvieron un favor personal, son dueños, son hijos de los dueños, son los socios y diversas personas que reciben mordidas y entran a este circo de no pasa nada, y extrañamente estos personajes jamás pisaran o se sentaran en un asiento de un microbús o de un autobús, porque tiene sus camionetas de lujo y uno que otro carro deportivo, humildemente hablando.

La pregunta que me surge, ¿A dónde están? esos personajes llamados diputados locales para alzar la voz y exigir una o muchas empresas que puedan ofrecer este mismo servicio, ¿A dónde están?, legislaturas van y vienen  y jamás tocan este tema, y si lo tocan 2 o 3 semanas y el tema se congela, la respuesta es que los diputados locales, jamás usan estos servicios y desconocen de lo que aquí plasmo, porque ellos van a sus trabajos en sus autos que el pueblo les ha comprado, pero eso sí, jamás veremos a un diputado o a un funcionario dando un raí a miembro de la clase media baja.

Pero este es otro tema, lo que en realidad me preocupa, que como en pleno siglo XXI en un estado tan pequeño como lo es Tlaxcala, solo una compañía de autotransportes sea la dueña absoluta de rutas, sea la manda más y por extraño que parezca es la empresa menos competitiva a nivel nacional. Esto verdaderamente si es lo triste.

Y por ello nos tenemos que aguantar viajar en esa porquería de autobuses, por necesidad y no por gusto, porque ustedes han monopolizado los caminos de Tlaxcala, a qué precio, a que elevado precio lo han hecho, al precio que madres de familia en el puro pasaje se vaya el ingreso familiar para que sus hijos puedan llegar a los colegios, al precio de considerarnos unos animales y darnos su servicio con la punta del pie, al precio que muchos políticos, servidores, diputados y funcionarios que debería defender que llegue el pan a la mesa de todos los ciudadanos que representan no llegue, porque tal vez, solo en un tal vez, ustedes los tienen comprados ¿Quién sabe?.

Pero nadie dice nada, todos hablan de todo, pero nadie ve esto de fondo, que verdadera tristeza, recuerdo hace unos años, que esta empresa subió la tarifa, y como era grosera la cifra que ellos consideraban que era la correcta, la ciudadanía se puso de acuerdo y formaron los famosos aventones, la empresa tuvo que reaccionar y solo así bajo la tarifa del pasaje, lo demás es historia.

Entonces, porqué digo que “ATAH” es un monopolio, porque cuenta con una Situación de mercado en que la oferta de su servicio se reduce a un solo vendedor, esto es malo para la sociedad porque el monopolio altera el mercado, Ya lo dijera Ayn Rand

“Es el mercado libre el que hace imposibles los monopolios”

Por ello, ¿Qué pasaría?, si los usuarios de este servicio, se unieran y por lo menos una semana no ocuparan ATAH, ¿Qué pasaría? si todos los usuarios se organizaran y demandaran al Gobierno Estatal una nueva línea de autobuses, ¿Qué pasaría? si los diputados locales, en vez de hacer hora nalga se pusieran a trabajar y no andar pensando en chingaderas de irse  ahora a competir una Presidencia Municipal, ¿Qué pasaría? si ya gente común y corriente nacida de la nada, propusiera estas acciones y las realizara, ¿Qué pasaría? si algún candidato a la gubernatura propusiera disolver este monopolio ¿Qué pasaría?.

Tlaxcala urgentemente necesita una línea alternativa de autotransporte, porque la competencia genera calidad y la calidad genera profesionalidad en el servicio.

Esta es la realidad, y si alguno de grupo ATAH lee estas líneas no se enojen, y eso que no hable de su total impuntualidad en la hora de las corridas entre autobús y autobús,  mejor hagan lo posible para tratar de cambiar y dejar que la competencia entre, es sano ser competitivos.

DESPERTEMOS AL CAMBIO, ES TIEMPO DE ACTUAR.

TAGS: , ,