Ver más de Opinión

Tren Maya; entre Tulum y el sargazo

El equipo de Rogelio Jiménez Pons se toma muy en serio la elaboración y ejecución del proyecto para el Tren Maya: para ello cuentan con respaldo de consultores internacionales y una metodología precisa que permite modificar —sin pérdidas estratégicas— el trazo original de Valladolid-Cancún, al de Valladolid-Tulum-Cancún… pero sin una solución eficaz a la plaga de sargazo en las costas de Quintana Roo y Yucatán. El mejor intento para sacar adelante del rezago secular al sureste del país puede quedar en eso, en intento.

Aunque el Presidente López Obrador minimizó el fin de semana la invasión de la macroalga, los especialistas de centros de estudios como la Universidad de Florida, de la UNAM y secretarios de Estado como Miguel Torruco, en turismo; Víctor Manuel Toledo, en Semarnat y Almirante José Rafael Ojeda, saben que el volumen de sargazo se triplicará este año y se estima que se quintuplicará en 2020. No es magnificar un problema que tiene tintes de tragedia. Los recursos para atender la crisis resultan pocos: 52 millones iniciales para construir dos naves sargaceras, barreras de contención y un helicóptero son insuficientes para enfrentar un problema global y regional como el cambio climático y la contaminación de los mares. Incluso con más recursos, la Semar estima contar con 12 sargaceras en 2021 (ahora no sabemos que hacer con esas algas), pero es difícil calcular si la actividad turística resistirá 24 meses de shock ambiental, aguas pútridas y caída de la ocupación y tarifa hotelera… asunto que puede alcanzar al Tren Maya, cuyo nuevo trazo busca maximizar su aforo iniciando con los trayectos de ciudades costeras y de playas, que hasta hace poco eran de arena blanca y agua cristalina.

Se cayó el sistema. La licitación para la compra de medicamentos y material médico que organiza la Secretaría de Salud, de Jorge Alcocer, se pasó de ayer lunes para este martes, según informó Mónica Osante, sudirectora de Adquisiciones de Insumos Médicos, en un oficio tempranero que argumentó fallas en la plataforma electrónica Compranet. Pero la falla del sistema se notificó a todo el sector público el jueves 20 de marzo, en el oficio 700/DGAPCP/018/2019 de la SHCP, firmado por la titular de la Unidad de Normatividad de Contrataciones, María Guadalupe Arciniega, y el titular de la Unidad de Política de Contrataciones, Rafael Filio Tejocote, instruyendo a cada dependencia a prorrogar las licitaciones cuando menos 19 horas (a partir de las 14 horas de ese jueves; es decir, cuando menos hasta las 20 horas del viernes) y notificar a los participantes. La posposición extemporánea de compra de medicamentos ya generó suspicacia e incertidumbre entre los concursantes.

UVA, madura. Inició operaciones en México el organismo NYCE, de Carlos Pérez, como Unidad de Verificación Autorizada (UVA) de combustibles conforme a la NOM-016-CRE-2016, la cual marca las especificaciones de calidad de los petrolíferos conforme a la resolución RES/466/2019. Así, los productores y distribuidores de combustibles tienen una opción más para demostrar que cumplen con la normatividad de garantizar al consumidor que los combustibles adquiridos cuentan con la calidad adecuada en desempeño y potencia, pero inocuos para motores y medio ambiente. El procurador del consumidor, Ricardo Shieffeld, tendrá una nueva herramienta de verificación. 

Por: Mauricio Flores

Vía: La Razón de México

Twitter: @mfloresarellano