Ver más de Opinión

¡TUS AMIGOS TE UTILIZAN!

 

¿Será que en realidad existen los amigos? Puede llegar a convertirse en una gran fantasía esto de creer que podemos tener un amigo para siempre, e incluso es como el amor; en esta vida todo tarde o temprano todo acaba.

Puede sonar y parecer un poco inquietante mi artículo de hoy, sin embargo, sólo pretendo echarle un vistazo a las relaciones de amistad que realmente valen la pena, dejando de lado a las personas que sólo han sido pasajeras y oportunistas.

No me vas a decir que no te ha tocado conocer a una persona que se dice tu amigo y que sólo te busca para embriagarse, ir al antro, ¡andar de bar en bar y ya! Estoy 100% seguro que casi todas las personas hemos conocido a alguien así, que ni siquiera se interesa por nosotros, que no le preocupa darnos un abrazo, preguntar cómo estamos, ni siquiera saben qué es de nuestra vida, porque sólo se interesan en sí mismos, pero nosotros somos el barco de paso o de compañía y por eso nos buscan.

Este tipo de personas las he conocido un sinfín de veces a lo largo de mi vida, y créanme que en algún punto se vuelve interesante por la parte de la distracción; pero tarde o temprano cansa y es ahí en donde uno decide alejarse y exterminar todo tipo de contacto con la sanguijuela esa.

Existen también aquellas personas que sólo te hablan cuando les pasa algo malo, no se acuerdan de ti en todo el año; pero casualmente les deja su pareja, o les viene un problema de dinero y de inmediato los tienes casi casi tocando la puerta de tu casa a las 5:00am. Todos también alguna vez estando en soledad hemos ido a buscar el contacto de alguien a quien hace mucho ni le hacemos caso; y es ahí en donde me pongo a pensar que las personas vamos y venimos por el mundo utilizando a los demás.

Yo reconozco que a veces me dejo utilizar por otros que se dicen mis amigos, sólo para no sentirme solo; y entonces ahí encuentro un estado de “conformidad” , en donde yo aporto mi tiempo, quizás mi dinero y hasta mi espacio. Entonces llegamos al punto de reflexión y es en donde uno tiene que poner un alto a todo este circo en donde al final no logramos encontrar a nadie que sea sincero, honesto y que nos comparta tiempo real.

Aprendamos a quedarnos con aquel amigo que cree en nosotros, que nos apoya, que nos regaña si es necesario; con aquel que nos impulsa a ser mejores, con el que no nos genera envidia sino admiración. A partir de ahora quizás sería lo más sano rodearnos de personas que nos aporten tiempo de calidad, abrazos sinceros, miradas honestas; apoyo real y sobre todo un punto muy importante, “Lealtad”. Quizás es mejor intentar quedarse con aquellas personas que aun pudiendo estar en otros lados, prefieran estar con nosotros.

Twitter: @RenteriaEdd