Monitor Nacional
Un experimento con mucho ritmo
Abrir los oídos para ver de verdad | Sandra Itzel
11 de enero de 2017 - 1:38 pm
1bbd0bcb52c12f140bc7ca691cf3547c
Esta película cuenta con más canciones de Elvis que cualquiera interpretada por él mismo

Comenzó un nuevo año y con él la firme convicción de retomar los proyectos que por una u otra situación quedaron un tanto olvidados. “Abrir los oídos para ver de verdad” vuelve con más fuerza que nunca para compartirles semana a semana un poco de la magia que  surge cada vez que la música de una película inunda una sala de cine.

Este fin de semana el Rey del Rock&Roll, Elvis Presley, hubiera cumplido 82 años, y sé que hay muchas películas que nos remontan a la perfección de su voz y a su peculiar forma de bailar, sin embargo, cada vez que lo oigo mencionar no puedo evitar remontarme a la cinta animada Lilo&Stitch.

 lilo_and_stitch_by_onemadnugget-d8tfkvx

Esta película cuenta con más canciones de Elvis que cualquiera interpretada por él mismo. Fue estrenada en el 2002 cuando yo tan sólo contaba con 10 años y no tenía ni la más remota idea de quién era Elvis Presley, ni a quién se refería Lilo cuando hablaba de “El Rey”, al parecer la pequeña niña hawaiana tenía una cultura musical mucho más amplia que la mía.

La historia se desarrolla en el isla de Hawaii, donde el Experimento 626 debe aterrizar en la Tierra al intentar escapar de su planeta. Lilo, una niña de 8 años lo adopta y le enseña a comportarse adecuadamente, hasta que se vuelven mejores amigos. En el transcurso de la historia aprendemos un poco sobre la amistad, la lealtad y la familia, de la mano de la música de Elvis.

Una de las características de esta película, que la aleja un poco de lo clásico en Disney, es que la música no es del todo original, salvo algunos temas escritos y producidos por Alan Silvestri y David Bifano, sus creadores dejaron de lado aquellos musicales en los que los protagonistas interpretan todas y cada una de las canciones de la historia, para abrir paso a un interesante repertorio que nos contextualiza perfectamente en el día a día de los protagonistas.

¿Alguno de ustedes se imagina a Lilo cantando sobre lo miserable que fue su vida desde que sus padres murieron? ¿O una canción que hable sobre la maldad de Stitch? gracias a dios, el guion es lo suficientemente fuerte para mantener la trama sin la necesidad de que se cante todo el tiempo, lo cual a mi parecer la vuelve menos infantil.

El soundtrack de Lilo&Stitch mezcla perfectamente el ritmo del Rock&Roll de Elvis, con el sonido del ukelele y un par de guitarras que desde el inicio de la película logran hacernos sentir en la isla de Hawaii, mientras tomamos una piña colada, o bailamos Hula quizás…

“He Mele No Lilo”, traducida como Canción de Lilo, es la primera melodía que escuchamos en la película, misma que nos lleva de la mano a través de la cultura hawaiana, sin embargo, un par de minutos después escuchamos Heartbreaker Hotel, de Elvis Presley, denotando cierta rebeldía y sarcasmo en la pequeña niña, que está molesta por ser “abandonada” en la escuela de baile.

El ritmo de “Devil in Disguise”, “Suspicious Minds”, “Blue Hawaii”, “Stuck on You” y “Hound Dog”, completan los seis temas interpretados por el Rey, que forman parte un total de 12, cada una de estas canciones aparece en los momentos en que tanto Lilo como Stitch están a cuadro, tal vez porque Lilo es la más grande fan de Elvis, o quizás, porque Stitch es un rebelde sin causa.

No importa cual sea el motivo que orilló a los productores a hacer uso de estos recursos musicales, se agradece infinitamente el hecho de que una película animada pueda ser digerida tanto por niños como por adultos, y qué mejor que con un par de canciones que has escuchado en algún momento de tu vida, aunque no seas el más grande fan de Elvis.

Esta es mi familia, la encontré. Yo solito. Es pequeña, y rota, pero sigue siendo buena. Sí, sigue siendo buena…

TAGS: , , , ,