¿Un Yemen inestable o al borde de la guerra civil? Quinta Parte

Quinta Parte

Otros factores más:

Cabrían muchas consideraciones en este apartado, ya que la situación de Yemen es tremendamente compleja. Sin embargo, me gustaría enfatizar varias cuestiones que van a seguir siendo fuente de conflicto en los diferentes planos. En primer lugar, nos encontramos en el país árabe más pobre, con altos índices de paro, malnutrición, escaso desarrollo económico⬦ En este contexto de, prácticamente, colapso económico (AFP, 2011), las medidas gubernamentales están aumentando la presión social sobre la tierra y el agua (Small Arms Survey, 2010), fundamentales para un sector agrícola que debería ser desarrollado para soliviantar la excesiva dependencia del petróleo (Yemen Observer, 2012). En esta línea están trabajando la UE (European External Action Service, 2007) y el grupo Amigos de Yemen, a través de inversiones y de cooperación al desarrollo, con los Emiratos Árabes Unidos y Alemania a la cabeza (Global Humanitariam Assistance, 2009). Sin embargo, esta situación puede ser entendida por los grupos opositores como parte de las estrategias de injerencia occidental.

Además, durante los últimos años, Yemen forma parte de las confrontaciones entre EE.UU. e Irán por el dominio estratégico de la región. La base aeronaval de Socotra, al sur de Yemen y frente a las costas somalíes, se convirtió en un punto estratégico para las operaciones militares en la zona desde que Patreus acordara un uso preferencial de la marina estadounidense en sus reuniones con el ex presidente Saleh (Michel Chossudovsky, 2010). Hace pocos meses, la agencia israelí Debka anunciaba el desplazamiento de soldados hacia las islas de Socotra y Masrah, al sur de Omán, pero fue rápidamente desmentido por las autoridades yemenís (Pepe Escobar, 2012). A pesar de que no parece que le haga falta a EE.UU. una nueva base en la zona, porque tiene una muy importante en Djibuti desde donde controlar la zona, los movimientos militares en la zona son regulares en base a la lucha contra el terrorismo y la piratería.

Por otro lado, a pesar de su crisis interna, los conflictos en países vecinos se está traduciendo en una llegada masiva de inmigrantes a las costas de Yemen, como por ejemplo desde Somalia (ACNUR, 2011). Esta situación está aumentando la presión sobre los escasos recursos del país en las zonas más empobrecidas y empeorando la crisis humanitaria en diferentes partes del país.

Como último punto a destacar en este breve recorrido, me gustaría enfatizar el cambio político que está viviendo el país actualmente, con fuertes convulsiones internas que van poco a poco desbaratando el régimen anterior a la salida de Saleh (Sasha Gordon, 2012). El nuevo gobierno no sólo tendrá que hacer frente a los diferentes problemas que hemos ido abordando a lo largo del artículo, sino que tampoco podrá dejar de lado la impunidad y la violación sistémica de Derechos Humanos, legados del ex presidente Saleh (UNHCR, 2010).