Monitor Nacional
¿Un Yemen inestable o al borde la Guerra Civil?
Galaxia de opiniones | Roger Gonzalez
18 de julio de 2016 - 7:38 pm
torres-gemelas
El terrorismo en Estados Unidos es un problema que ha desestabilizado la política del país en varias ocasiones

Cuarta Parte

La lucha contra el terrorismo

Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 al World Trade Center de Nueva York, donde se encontraron pruebas de la participación de varios terroristas yemenis, la cooperación estadounidense con el gobierno del ex presidente Saleh aumentó mucho. A este gran evento hay que añadirle las acciones de grupos como Gama’a al-Islamiyya, Yemen Islamic Jihad, Aden- Abyan Islamic Army (AAIA), Liwa al-Tawhid (Banner of Unity) o Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), los cuales llevan actuando en Yemen desde los años ’90 con mayor o menor intensidad (Arleigh A. Burke, 2006).

En 2004, EE.UU. levantó el embargo de armas que tenía impuesto desde 1994 sobre Yemen en agradecimiento a su lucha contra el terrorismo (La Vanguadia, 2004), por lo que la cooperación empieza a ser más estrecha y EE.UU. se convierte en uno de los principales colaboradores (United States Government Accountability Office, 2012) con una estrategia clara de lucha antiterrorista.

A partir de 2009, con la rebelión en el norte muy presente, Obama y sus expertos en terrorismo comienzan a identificar a Yemen como una peligrosa fuente de inestabilidad en la región (Patrick Martin, 2009), con un plan estratégico que refuerza este acercamiento entre ambas naciones, especialmente en temas de terrorismo (Jeremy M. Sharp, 2009). Por otro lado la influencia del grupo de resistencia somalí, Al-Shabbaab, también representa una amenaza para la seguridad en la zona (Real Instituto Elcano, 2011) y desde el Grupo de Amigos de Yemen (claramente pro-occidental), ya se ha manifestado que no quieren ver en Yemen una nueva Somalia.

Tal como se demuestra, la presencia de Al-Qaeda y otros grupos en ciertas zonas del país, ponen en peligro no sólo la estabilidad política del país sino también los intereses de compañías extranjeras de hidrocarburos, como Total o British Petroleum, de extracción de minerales e incluso de los navíos pesqueros en el Golfo de Adén. Una de las causas del descontento general entre la población deriva de la concesión a bajos precios que el gobierno de Saleh hizo a compañías extranjeras, con el apoyo del Banco Mundial y el FMI (Social Watch, 2009).

La estrategia estadounidense, dispuesta entre el general Patreus y el expresidente Saleh en las reuniones que mantuvieron durante 2009 (Wikileaks, 2011), pasa por una mayor cooperación militar y por la utilización de aviones no tripulados para alcanzar objetivos específicos dentro del territorio yemeni. Aunque el gobierno yemeni trate de atribuirse los ataques porque se consideran ilegales, ni siquiera poseen este tipo de armamento (Center for Strategic and International Studies, 2006: 14), y los daños colaterales están siendo muy grandes en relación a los objetivos alcanzados.

Esta situación no sólo está generando simpatía entre los grupos insurgentes, sino que se está convirtiendo en un verdadero problema para el control en la zona (Jonathan Masters, 2011) porque le está ganando la partida al Gobierno central y a los extranjeros (Katherine Zimmerman, 2011).

TAGS: , ,