Monitor Nacional
Violaciones hacia los migrantes
Nuestra patria | Priscila Lares
21 de abril de 2016 - 8:27 am
columna
Parte de las capturas a mexicanos indígenas se dan en los autobuses que van del estado del sur Chiapas, a estados del norte

Migrantes indígenas mexicanos han estado sufriendo abusos por parte de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), obligándolos a confesar con torturas, que son migrantes centroamericanos para justificar el apoyo económico que EEUU le da al Gobierno para el acordado Programa Frontera Sur.

Una parte de las capturas a mexicanos indígenas se dan en los autobuses que van del estado del sur Chiapas, a estados del norte, cerca de la frontera con EEUU a donde van en busca de trabajo.

A principios del mes de abril el periódico británico The Guardian reveló un reportaje donde da a conocer varios testimonios de los detenidos, de organizaciones defensoras de derechos humanos y de las autoridades que están implicadas en esto.

Uno de los testimonios es el caso de los hermanos Juárez: Amy de 24 años, Esther de 15 y Alberto de 18, provenientes de Ocosingo, Chiapas quienes en septiembre del año pasado viajaban en un autobús privado, junto con el novio de Esther, Fernando. A la mitad de su camino, en Querétaro, agentes del INM revisaron la documentación de todos los pasajeros. A los hermanos y a Fernando se les ordenó que descendieran del autobús porque se les acusó de tener documentación falsa y de mentir sobre su nacionalidad.

Las autoridades afirmaban que la familia era de Guatemala y que serían deportados para tal país, un lugar totalmente desconocido para ellos. A pesar de que presentaron documentos que comprobaban su nacionalidad mexicana, se les dirigió hacía un centro de detención migratorio en Querétaro. A Fernando se le dejó en libertad aunque haya sido identificad o como traficante de personas.

Alberto y sus hermanas hablan la lengua maya tzeltal y muy poco español. Este, fue introducido a un cuarto donde los agentes le dijeron que si no firmaba ciertos papeles, en los que admitía ser de Guatemala, moriría. “Uno me empujó, otro me daba patadas en la pierna, y un tercero que estaba muy gordo me dio descargas eléctricas aquí, en el dorso de mi mano derecha”, expresó Alberto a The Guardian mediante un traductor. “De verdad pensaba que me iba a morir, así que firmé un montón de papeles, pero no sé leer ni escribir, por lo que no sabía lo que estaba firmando”. Los hermanos permanecieron en el centro de detención ochos horas, hasta que un abogado de un grupo de activistas presentará una demanda legal para lograr su liberación.

Las autoridades, en busca de migrantes centroamericanos indocumentados, están deteniendo y amenazando de expulsión a un número cada vez mayor de mexicanos indígenas. Forma parte de una ola de represión contra los migrantes debida en parte a las presiones políticas y a la ayuda económica de EEUU. Las deportaciones aumentaron exponencialmente desde que, en el verano de 2014, Barack Obama declaró que el incremento en las llegadas de niños centroamericanos es una crisis humanitaria.

Las autoridades, en busca de migrantes centroamericanos indocumentados, detienen y amenazan de expulsión a cada vez un número mayor de mexicanos indígenas. Esto forma parte de una ola de represión en contra de los migrantes, debido, un parte, a las presiones políticas y a la ayuda económica que EEUU le brinda a México. Las deportaciones han aumentado dese que en el verano el presidente norteamericano manifestara que el incremente en las llegadas de niños centroamericanos es una crisis humanitaria.

El Programa Frontera Sur

El programa fue presentado el 7 de julio de 2014por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto. Este, forma parte del Plan de Rector de la Política de Seguridad Nacional de México, el cual comprende del 2014-20128. El mandatario señaló que esta estrategia tiene dos propósitos básicos: “proteger al migrante y ordenar el paso fronterizo”.

El Programa Frontera Sur fue promovido por el Gobierno Federal para fortalecer la presencia de las autoridades en la zona fronteriza. En coordinación con países centroamericanos, se pretende superar los retos de seguridad y desarrollo, así como desarrollar una frontera más moderna, eficiente y segura. Los estados que forman para de esto son: Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco.

Realmente no se conoce suficiente declaración sobre las cuestiones legales y políticas sobre ésta estrategia, por lo organizaciones de la sociedad civil y otros actores sociales, denuncian un problema de falta de información sobre las implicaciones de este programa.

El impacto de este programa ha tocado el sector de los derechos humanos ya que se está generando una serie de condiciones y circunstancias que da pie a la vulneración de estos. Entre las violaciones a los derechos humanos por parte de las autoridades se encuentran denuncias de secuestro, desapariciones, la trata de personas y la extorsión generalizada.

Es increíble al grado que se haya llegado la violación de derechos en México. A nuestros indígenas no sólo no se les trunca su libre tránsito por la nación, sino que se les llega a deportar a un país que ni conocen. Los hermanos Juárez corrieron con la suerte de tener el apoyo legal de un abogado, pero hay muchos otros indígenas que pasan por una similar situación y que su historia no se hace escuchar. Es evidente que el Plan Frontera Sur atiende al interés de EEUU por frenar el flujo migratorio de centroamericanos, y el gobierno mexicano obedece a esto haciéndolo cumplir por cualquier circunstancia.

TAGS: , ,