Monitor Nacional
Volvamos al trueque
Proyecto de vida | José Gregorio Contreras
7 de octubre de 2015 - 10:21 am
Trueque-MN
El trueque es una actividad muy antigua, era la usanza antes de que se inventara la moneda y se realizaba mucho tiempo atrás con los excedentes producidos por los primeros agricultores

Definitivamente ante la situación económica actual tienes que volverte creativo y reinventarte constantemente. Siempre andas en una constante búsqueda de otras fuentes de ingresos para la obtención de algún producto o servicio que satisfaga tus deseos o necesidades. Esta situación no es de pocos, así que cuando empiezas a escudriñar y querer poner en práctica tus ingeniosas ideas para obtener ingresos adicionales te encuentras que tu bien pensada propuesta de valor es correspondida con otra y ambas partes lo que quieren a cambio es dinero en efectivo. ¿Entonces qué hacer?

Trueque

Una de las respuestas a esta disyuntiva es incluir el trueque en algunas de nuestras transacciones. El trueque, o lo que también llamamos permuta, consiste en intercambiar bienes y servicios si la intervención del dinero.

El trueque es una actividad muy antigua, era la usanza antes de que se inventara la moneda y se realizaba mucho tiempo atrás con los excedentes producidos por los primeros agricultores.

Definitivamente una de las principales ventajas del trueque es lo sencillo del proceso dado que solo es un intercambio donde no hay dinero de por medio. Dicen que su principal desventaja es que en la mayoría de los casos no se conoce de forma exacta el valor de las mercancías o servicios permutados y además es muy difícil que coincida el valor de los objetos o servicios que las partes intercambian. Sin embargo, si tienes algo que tenga un valor superior que no usas y lo tienes arrumado en tu casa ¿No lo cambiarias por algo de menos valor que te satisfaga un deseo o necesidad? Eso dependerá de cada quien, lo que te puedo decir es que yo particularmente lo he hecho.

¿Un odontólogo, un herrero, un carpintero, un arquitecto, un abogado, no podrían cambiar sus productos o servicios por otros servicios o productos que no obtienen porque no consiguen los ingresos suficientes para adquirirlos? La buena noticia es que no estás solo. Muchos están al igual que tú pero venimos con una inercia donde el dinero es la fuente de intercambio comercial.

Yo tengo un amigo que es artista que ha intercambiado sus obras por tratamientos odontológicos para su familia. Tengo otros que pagan la colegiatura de sus hijos a cambio de talleres de arte para los alumnos de la escuela. De igual manera, si eres maestro de inglés, podrías impartir clases a los hijos del dueño de la tienda de abarrotes o de un supermercado, cambio de recibir una despensa. Si comes a diario en una cocina económica pudieras plantear un tipo de trueque con la dueña. Quizás te suene descabellado pero es que no estás acostumbrado a recibir ese tipo de ofrecimientos. Algunos te dirán que no porque los ofrecimientos inusuales asustan, pero siempre “hay un roto para un descosido”.

Seguramente no vas a poder llegar a una gran tienda por departamentos a hacer ese tipo de ofrecimientos, pero entre amigos, vecinos, pequeños negocios y/o profesionistas independientes es una excelente alternativa para solventar parte de los ingresos adicionales que estás buscando.

Te invito a que te tomes un momento a pensar al respecto y hagas una lista de prospectos que te puedan satisfacer una necesidad y por la otra hagas una lista de los servicios y productos que puedes ofrecer a cambio. Mientras más trueque hagas más dinero  disponible tendrás de tus ingresos habituales para adquirir lo que por el trueque no puedas obtener.

Yo ofrezco en trueque asesoría financiera y patrimonial ¿Que tienes tú a cambio?

¡Hasta la próxima vez!

TAGS: , , , , , , ,